Loading

85 mil personas en último día de la FENADU

2-victgoodResalta alcalde que fueron unas fiestas seguras, limpias y de las mejores en el país

Con un emotivo agradecimiento, el espectacular concierto de Julión Álvarez y la asistencia récord de 85 mil personas -en un domingo de cierre- ayer el gobernador Jorge Herrera y su esposa Tere Álvarez del Castillo clausuraron la tradicional Feria Nacional Villista Durango 2014, acompañados del alcalde Esteban Villegas y su esposa Marisol Rosso.
Fue una celebración que resaltó la unidad familiar, pero además que se consolidó como una de las ferias más exitosas, seguras, limpias y de las mejores en el país.
La presencia de Julión -el cantante chiapaneco- marcó un suceso sin precedentes en la historia de la Fenadu, al romper todos los récords de entrada con más de 85 mil personas en el recinto ferial, con pasillos abarrotados cuyos espectadores pudieron presenciar con monumentales pantallas colocadas en distintos puntos de las instalaciones.
La noche del domingo hasta el mismo cielo se pintó de colores para ser testigo de lo que 24 días de diversión, entretenimiento, música y eventos deportivos son capaces de hacer; ponerle ese “extra” que lo ordinario necesita para convertir días comunes en extraordinarios.
Herrera Caldera reconoció que fue una fiesta para las familias duranguenses, una fiesta que unió y permitió la convivencia de todos los que disfrutaron de estas semanas llenas de sorpresa y sana diversión.
Para quienes tuvieron la oportunidad de visitar a los dinosaurios, de vivir una tarde en el circo, de emocionarse al lado de los delfines, de acercarse a la naturaleza a través del “Mariposario” o simplemente de descubrir que no han perdido el asombro al toparse con las estatuas vivientes o cantar junto a su estrella favorita, saben que cada una de las emociones vividas quedarán grabadas en la memoria del colectivo para dar testimonio de este evento.
El último día de feria fue testigo de toda clase de sentimientos: alegría, amor, fraternidad, admiración, amistad; y cada una de estas expresiones se esparcieron como partículas en el aire para dotar de un ambiente único a la FENADU.
Después de hoy habrá que esperar 365 días para seguir escribiendo esta historia, por eso ninguna familia duranguense quiso perderse el evento -al contrario, se dieron cita desde temprano- para que el recinto ferial luciera como deben lucir las grandes fiestas, plagado de colores, gente, emociones, sentimientos y música.

Comenta con Facebook