Loading

Desintegración familiar contribuye a inseguridad

2-familiasEn 2014, de las personas de 18 años y más insertas en hogares familiares, 73.6% señalan que se sienten inseguros en su entidad de residencia. En México, los hogares familiares constituyen la principal forma de organización de convivencia, 89.8 por ciento.

En el marco del Día Nacional de la Familia, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) proporciona información de los hogares, en especial de los familiares, en torno a la victimización y percepción de seguridad de sus integrantes, con datos de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2014.
Durante 2013, 33.9% del total de hogares tuvo al menos un integrante que fue víctima de algún delito; respecto de los hogares familiares 34.8% presentó dicha situación.
El Estado de México (58.9%), Distrito Federal (44.4%) y Baja California (44%), representan las entidades con el mayor porcentaje de hogares familiares que tuvieron al menos un integrante que fue víctima de algún delito, durante 2013.
De los hogares familiares, 7.8% fueron víctimas de vandalismo, durante 2013.
La percepción de inseguridad se refiere al sentimiento o “estado de ánimo” que las personas pueden tener acerca de qué tan seguros se sienten en su entorno; tal sentimiento puede estar relacionado con lo que sucede, o bien, con la influencia de otras personas o medios de comunicación.
En este sentido, en 2014, de las personas de 18 años y más insertas en hogares familiares 73.6% declaran que se sienten inseguros en su entidad de residencia. Ahora bien, las entidades en donde se reporta el mayor porcentaje de personas de 18 y más que señalan esta condición son: Estado México (92.7%), Morelos (89.2%) y Tabasco (86.3 por ciento).
Ahora bien, la percepción de inseguridad, además de la preocupación que puede generar, tiene implicaciones en la calidad de vida y los hábitos cotidianos, al respecto, en 2014, 24% de las personas de 18 años y más insertas en hogares familiares declaran sentirse inseguras en su casa, en tanto que 75.9% refirieron sentirse seguras.
Algunos estudios señalan que una familia bien estructurada permite a sus miembros hacer frente a las presiones tanto de su hogar y de la sociedad; por lo que una desintegración familiar lleva a sus integrantes a enfrentar las situaciones con mayor dificultad, en particular cuando hay crisis; el desarrollo de los hijos puede llevarlos a identificarse con grupos nocivos y caer en conductas antisociales.

Comenta con Facebook