Loading

Disfunción familiar propicia embarazos

Dos jovencitas dan su testimonio

Captura de pantalla 2016-05-02 a la(s) 9.50.56 p.m.

GÓMEZ PALACIO, DURANGO.- Karla y Elva, son madres adolescentes, mismas que coinciden en señalar que tienen problemas al interior de sus familias, y que la falta de información sexual y de prevención del embarazo también provocó que ellas se convirtieron en madres adolescentes, y lo más grave es que su parejas también son adolescentes.
La mayoría de estas menores embarazadas presentan baja autoestima, una infancia destruida por la desintegración familiar, la violencia, el abandono, que las obligó a refugiarse en el sexo como una forma de sentir afecto.
Los embarazos en adolescentes siguen siendo un problema serio de salud pública, ya que a pesar de la información y de la supuesta libertad en la educación esto se sigue presentando y la mayoría de las veces con consecuencias negativas para las jóvenes que lo enfrentan, pues casi siempre son embarazos no deseados lo que repercute negativamente en el desarrollo psiciológico de la madre.
Las estadísticas revelan que las jovencitas embarazadas pierden el curso escolar y un altísimo porcentaje no reanuda sus estudios, pues tienen más probabilidades de volver a salir embarazadas.
Los hijos de padres adolescentes presentan mayores índices de maltrato y abandono. Es más probable que estos niños nazcan con bajo peso o sean prematuros, lo que incrementa el riesgo de muerte infantil, ceguera, sordera, transtornos respiratorios crónicos, dislexia, hiperactividad, parálisis cerebral, retraso mental, entre otras disfunciones.

Comenta con Facebook