Loading

Pleitos por herencias dividen a familias

1-testamentoNo se tiene una cultura de seguridad de los bienes en el testamento

Catalina Soto de Rivera falleció en febrero de 1997, de un cáncer que se le detecto meses atrás. Viuda desde el 1895 y madre de seis hijos, Ricardo, María Catalina, Marcelino, Evangelina, José Manuel y Mariela, esta última la menor, quien cuenta cómo la muerte sorpresiva de su madre y la falta de testamento en dos propiedades separó a sus hermanos desde hace ya 18 años.
Un terreno cerca de la colonia Hidalgo y una casa ubicada en Lomas del Parque, además de algunas joyas, fueron los motivos por lo que se separó la familia.
“La enfermedad y muerte de mi madre nos tomaron por sorpresa, pero más me sorprendió después la avaricia de las personas con las que crecí”.
Tras un largo juicio, donde se dieron agresiones, insultos y hasta golpes, se decidió de última instancia vender el patrimonio de Doña Catalina, esos lugares que junto a su esposo había comprado para reunir a su familia.
“Cada quien tomó su parte y no volvimos a hablarnos, nos habíamos lastimado, nos dijimos de todo, por lo menos a mí el dinero me hizo sentir hasta culpable”, manifestó Mariela.
Morir intestado no presenta más que inconvenientes para quienes después de llorar la partida de un ser querido buscan repartir los pocos o muchos bienes que dejó el fallecido, y es que hasta en las mejores familias se han dado pleitos interminables por querer obtener algo que legalmente no les pertenece.
Para muchas personas, de todas las edades, el hacer un testamento es un presagio de muerte, por lo que a voluntad en muchos casos deciden hacer un acuerdo de palabra repartiendo entre cada uno de los beneficiados los distintos bienes, pocos de estos acuerdos son respetados y es que una vez que se deja atrás el luto comienzan las disputas por lo que cada quien considera suyo.

“No heredE problemas”
Tanto los juicios testamentarios y los intestamentarios se deben presentar ante el Tribunal Superior de Justicia debido a que es un juez quien valida en el caso de existir un testamento la legalidad del mismo y es quien ordena la repartición de los bienes, y de ser intestamentado la ley es quien establece quiénes tienen derecho a suceder el patrimonio de un familiar, es mediante un juicio como se obtiene la herencia, así lo informó Apolonio Betancourt Ruiz, magistrado presidente del TSJ.
En lo que va del 2015 existen 1 mil 889 juicios intestamentarios y 300 testamentarios.
Betancourt Ruiz expresó que no se tiene una cultura de seguridad de los bienes en el testamento, y que solamente quien tiene claro la importancia del patrimonio realiza un testamento.
Dentro del 86 por ciento de los casos por falta de testamento, no todos inician como conflicto, pero al implicar que sea la ley quien decida que le corresponde a cada persona, normalmente si terminan en disputa y separación familiar.
En Durango hay muchos inmuebles de los cuales no se puede disponer por el conflicto, los juicios se resuelven de acuerdo a la disposición de las partes, por ejemplo en el Tribunal Superior de Justicia existe el caso de una familia que lleva casi 30 años en pleito legal pues no se ponen de acuerdo en la repartición de bienes, promueven amparos y todos los recursos legales para que no se concluya el proceso. “Los inmuebles están sumamente deteriorados”.
Expresó que se han repartido cosas pero hay otras que no logran ponerse de acuerdo.
Los pleitos se dan sin importar la cantidad de bienes, pues hay disputas que se han dado hasta por una pequeña casa hasta incontables inmuebles.
Miriam Favela, presidenta de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI) afirmó que ha presenciado conflictos entre familias que ante la falta de un testamento algunos han terminado en la cárcel por cuestiones de dinero o inmuebles.
Recomendó que al tratarse de propiedades es mejor que se vendan y se repartan en partes iguales, por la desigualdad que pueda haber en el aumento de la plusvalía de los inmuebles “desgraciadamente sí hay muchos problemas cuando el dinero está de por medio”.
Juan Gerardo Parral Pérez, expresidente de la Asociación Nacional del Notariado Mexicano, AC, comentó que la mayoría de los problemas familiares se dan una vez que fallece un ser querido sin precisar un testamento.
Dijo que debido a los problemas económicos se dan discusiones familiares donde se desbarata a las familias, por lo que pronunció que no es conveniente morir sin testamento pues en realidad nunca se sabe cómo pueda terminar el pleito legal.

Comenta con Facebook