No se aplica reglamento a mascotas



Utilizar correa y collar, esterilizarlos y demás disposiciones del Reglamento para el Control de Mascotas en el municipio de Durango no se cumplen a seis años de haberse implementado esta normativa y poco se castiga por parte de la autoridad competente.

ANTECEDENTES
El 14 de octubre del 2011 se publicó en la Gaceta Municipal el Reglamento para el Control de Mascotas en el municipio de Durango, en ese entonces impulsado por la regidora Carmen María de la Parra Maldonado, en la administración municipal de Adán Soria Ramírez.
Desde esa fecha las autoridades se comprometieron a llevar a cabo una intensa socialización del reglamento, a fin de que la ciudadanía estuviera informada de lo que se debe y no se debe hacer como propietario de una mascota.
A seis años de su implementación se observan las mismas prácticas de parte de los ciudadanos y la misma consecuencia de parte de las autoridades, pocas sanciones y prevalencia de maltrato animal y dueños irresponsables.
El 10 de marzo del 2017 se retoma el tema y se publica el Reglamento para la Protección de los Animales en el municipio de Durango, esta vez impulsado por el regidor Alejandro Mojica Narváez, el cual incluye una cláusula donde habla de las asociaciones civiles y de tratar de generalizar algunos artículos a favor de los animales y no solo las mascotas.

CARENCIAS
Gerardo Villarreal Solís, diputado local del Partido Verde Ecologista, refirió que la normativa es muy clara y cuenta con varios candados para poder proveer a los animales y mascotas de protección, pero el problema es que no hay quien haga cumplir las reglas.
Y es que, no se ha dispuesto del personal para vigilar el cumplimiento del reglamento municipal y por lo mismo se siguen viendo las mismas prácticas sin consecuencias.
Víctor Hugo Herrera Valenzuela, administrador del Centro de Atención Animal, antes conocido como el Albergue Animal, corroboró que hay todavía mucha falta de cultura y que, por su parte, el personal que tienen no alcanza para atender todos los asuntos que les competen.
El regidor Alejandro Mojica reconoció que las autoridades municipales no cuentan con el personal suficiente para una buena aplicación del reglamento, sin embargo van a sentar las bases para tenerlo.
“Hay que hacer un esfuerzo hasta en el personal, el número de personal especializado en la materia que tiene que estar inmiscuido tanto en la parte de inspectores como del Juzgado Administrativo, porque vemos que por el número de personas es insuficiente para este tema”, dijo.

ACCIONES
Lo que en estos momentos se hace es acudir a colonias y poblados para llevar pláticas de concientización del cuidado de las mascotas a las escuelas primarias, donde creen que puede permear más esta información, pues en definitiva los adultos tienen prácticas ya muy forjadas que difícilmente van a cambiar, indicó Herrera Valenzuela.
Reconoció que ya anteriormente existía un Reglamento y sí ha sido difícil que la población lo conozca, lo entienda y lo practique.
Mojica Narváez agregó que están buscando que el municipio sea el primero en México que cuente con una policía canina, pero por lo pronto lo que están haciendo es introducir a personal especializado en el manejo de animales entre los mismos inspectores para que los reportes y verificaciones se puedan atender debidamente.
Señaló que ya se puso la primera piedra de cinco parques para mascotas, lo que implica contar con espacios públicos acordes a los perros, pero que también van a estar vigilados por médicos veterinarios para evitar peleas entre los animales.
Se va a reestructurar el Centro con espacios más amplios de quirófano, consultorios y un Hospital Público Veterinario.
Reconoció que todas estas propuestas que están en marcha no van a arrojar resultados en un año, pero es un inicio para dignificar el trato a los animales.
Como autoridades tienen la tarea de que se publicite el contenido del Reglamento a efecto de que haya mejor trato a las mascotas, subrayó, por lo que trabajarán en campañas fuertes en espera de que la ciudadanía ponga también de su parte.

FALTAS
“Es la primera vez que se sale”, es la frase más socorrida por quienes tienen a sus perros en las calles, agregó Víctor Hugo, pues al Centro llegan de tres a cuatro quejas diarias por perros que están vagando en las banquetas ocasionando problemas a los vecinos, desde tirar basura hasta intento de agresiones.
Naturalmente no es la primera vez que esa mascota sale a la calle, según los testimonios de los vecinos, pero como autoridad tienen que acudir al domicilio señalado por los quejosos, dejar un apercibimiento y después regresar si reincide la queja.
Si el animal está a la vista, inspectores municipales, que apoyan al Centro, lo recogen y se resguarda hasta que el dueño llega por él, se le cobra una multa, equivalente al traslado del animal, de 113 pesos, pero la próxima vez que se sorprende vagando a la mascota ya no es regresada al dueño.
Consideró que alrededor del 80 por ciento de los perros y gatos que vemos en la calle sí tienen dueño, pero para ellos es más fácil tenerlos en la calle, por varias razones.
Por lo regular los perros que sí son callejeros no causan problemas a los vecinos, pues no son agresivos con otros perros ni con los humanos, su único objetivo es transitar por las calles en busca de alimento, agua y refugio para sobrevivir, explicó.

CONTROL
Refirió que no tienen una cifra exacta de los animales que hay en la calle, pues mientras se recoge a un perro está naciendo una camada nueva por algún otro rincón de la calle, de tal forma que no hay control en la reproducción de los mismos.
Todo el que ingresa con su mascota a una intervención al Centro es registrado para tener un cierto control de los animales, alrededor de unos 20 mil han logrado capturar, pero consideró que fácilmente hay en las calles unos cien mil.
Reconoció que el Reglamento los obliga a tener un padrón de mascotas y sus dueños, mismo que también debe ser alimentado por las clínicas y veterinarias particulares de mascotas, sin embargo se han encontrado con mucha resistencia, pues no quieren darles los datos de sus clientes.
En ese sentido, están planeando la implementación de un programa electrónico mediante el cual el negocio particular de mascotas se vea beneficiado y los animales también. Se trata de la colocación de chips de identificación, que podrán ser cobrados por la veterinaria pero que a su vez van a servir de control, pues toda la información del chip hará alusión a las características de la mascota y su dueño.
Indicó que otra medida de control, que sí han podido aplicar, es la esterilización, donde se han concretado alrededor de mil 200 procedimientos al cierre del mes de agosto, un cien por ciento más de lo que había hecho la administración pasada para las mismas fechas.
El problema es que la cantidad de animales abandonados sigue muy alta, pues se sacrifican de 40 a 50 perros a la semana y se logran colocar en adopción solamente de 15 a 20 en el mismo lapso de tiempo.

SOLO PARA MASCOTAS
Adriana Salas Martínez, activista independiente por los derechos de los animales, consideró que sí hay un interés bastante marcado por parte de esta administración municipal hacia el cuidado de los animales pero todavía queda mucho a deber.
“Entre el reglamento de 2011 y el actual parece ser que básicamente es un reglamento para mascotas y no para todos los animales, porque ahora vemos que hay fauna silvestre, animales para consumo, animales de trabajo, de compañía, de terapia, en fin”, dijo.
Y es que, refirió que es superficial el rango que cubre el Reglamento, pues se avoca sobre todo a perros y gatos, cuando hay otro tipo de animales cuyo trato y manejo también se deben regular.
Reconoció que no se debe esperar una acción punitiva de parte de la autoridad, la ciudadanía tiene que hacer lo propio y empezar a educarse, desde recoger las heces cuando salen con sus mascotas, hasta colocarle una placa identificadora a las mismas.
Por otro lado, falta que haya una correcta regulación, porque la normativa habla de que quienes se dedican a vender mascotas deben entregarlos esterilizados, sin embargo esto no sucede.
Es difícil decir cuánto en porcentaje se está cumpliendo del reglamento municipal antes mencionado y de la Ley de Protección y Bienestar Animal para la Sustentabilidad del estado de Durango, pero consideró que es muy poco, tanto por parte del actuar de los ciudadanos y por parte de la autoridad.
El desconocimiento de la Ley no exime de su cumplimiento, por lo que es importante que la ciudadanía este familiarizada en qué situaciones puede recurrir al reglamento, tanto por denuncias, como en materia de obligaciones.
“Me parece que el reglamento se ha quedado corto y toca básicamente perros y gatos, habiendo muchos animales en la Ciudad”, comentó.
Agregó que lo más preocupante es que el reglamento sigue tratando a los animales o mascotas como “cosas” y no se les da el valor de un ser que siente.

FALTANTES
Adriana señaló que hay varias incongruencias entre el Reglamento y la Ley, ya que el primero dispone que sí se pueden realizar mutilaciones como el corte de oreja y de cola, pero la Ley lo prohíbe.
Así mismo, los alcances del reglamento citado son muy limitados, en su artículo 13 el Reglamento habla de la regulación del adiestramiento, pero de forma muy superficial, cuando Durango se encuentra muy atrasado en el tema.
Se habla de que el criador debe ser apto, llenar los requisitos, pero en la práctica no se vigila en qué condiciones se realizan estas prácticas.
En el artículo 17 fracción XI habla de evitar maltratar “con brutalidad”, término que deja muy ambiguo, y da paso a maltratos más “¿ligeros?”, cuestionó.
El artículo 20 habla sobre los animales “mostrencos”, pero solo se refiere a animales domésticos, cuando en realidad hay reportes de animales de granja también mostrencos.
El reglamento también habla de un único método de control de los animales domésticos, la esterilización, pero a la vez se contradice al señalar otro método de control posteriormente en el reglamento, el sacrificio.
Se maneja un parámetro de tiempo para las mascotas que dejan en los vehículos estacionados, una hora en zona sombreada, lo que en realidad debería de ser 15 minutos, pues la temperatura de un auto puede ocasionar un golpe de calor, aun en zona sombreada.
El capítulo X habla de la venta de animales, pero consideró que en la práctica nadie vigila cómo trabajan, empezando con empresas nacionales como “Maskota” que tienen confinados a los animales en espacios muy pequeños.
Se debe dar seguimiento a cada una de las adopciones, sin embargo no existe un reporte de cómo se encuentra cada animal dado en adopción por parte del Centro o por parte de todas las asociaciones que se dedican a ello.
Estos son algunos de los puntos en los que señaló que existen incongruencias o faltantes, por lo que es necesario que el Reglamento se ajuste a la realidad de Durango y pase por varias modificaciones.
Tanto el Reglamento como la Ley citadas en este reportaje están disponibles en las páginas oficiales del municipio de Durango y del Congreso del Estado, respectivamente, por lo que la invitación es a conocer esta normativa a la cual todos estamos obligados.
Que no nos extrañe que la próxima vez que no recojamos las heces de nuestro perro de la calle, o que dejemos salir a nuestra mascota a pasear sola, nos reciba una multa por parte de la autoridad y posiblemente no volvamos a ver a nuestra mascota.