Loading

Trayectoria: Juan Peña

3

Abogado y maestro peluquero; más de medio siglo de clientes satisfechos

Josélo Fuentes Delgado

Pocos pueden jactarse de vivir más de medio siglo y ejercer el oficio de su agrado y uno de ellos es el Lic. Don Juan Peña, maestro peluquero con 52 años de trayectoria; originario de “La Soledad”, municipio de Santiago Papasquiaro, Dgo., nacido un 1 de febrero de 1946. Fundador y propietario de la peluquería “Tijuana”, de la colonia J. Guadalupe Rodríguez.
A la edad de 5 años en compañía de su madre, doña Francisca Peña, migró a la capital, En esos años trabajaba ya de pequeño como lustrador de calzado en el Jardín Hidalgo, frente al templo de Santa Ana, posteriormente Mariano Galván, dueño de la peluquería “Avenida” frente a entonces Presidencia Municipal le dio la oportunidad de bolear y poco a poco aprender a hacer sus primeros cortes.
“Empecé de chícharo, así se le dice al aprendiz de peluquero que ayuda con las labores del local, sacude, barre, trae los mandados y boleaba también. Su esmero era la cantidad de propina que recibía para colaborar en el sustento de la casa. A la peluquería iba el exgobernador don José Ramón Valdez”, señala con nostalgia.
Por su calidad en el trabajo, fue invitado a la peluquería “Gillet”, por el Callejón de las Mariposas, frente al Edificio Central de la UJED, con tan solo 17 años; de ahí trabajó también en otra peluquería de Madero y Elorreaga, cuando tenía 20 años, y conoció a su mujer, doña Raquel Ramos Noris, y se casó. En busca de mejor suerte migró a la ciudad fronteriza de Tijuana y permaneció ahí dos años.
De regreso a Durango y años después le dio por estudiar impulsado por sus hijas, para hacer la secundaria abierta y después la Preparatoria Nocturna donde fue dirigente estudiantil a sus 50 años y de ahí a la Facultad de Derecho, participando en la FEUD también.
Para ese tiempo ya era peluquero del personal de Tránsito y Transportes, eso lo llevó a incursionar en la vida sindical y ser secretario de conflictos en los Tres Poderes y seguir ejerciendo la abogacía, pero desilusiones y traiciones hacen aprender en ese ambiente, relata, sin dejar la peluquería.
Hoy a sus 69 años de edad y 50 de feliz matrimonio, reflexiona que la vida no le ha regalado nada, porque en todo se debe luchar sin esperar nada de los demás. Con el oficio sacó a su familia adelante, todas sus hijas son profesionistas y mujeres de bien, por todo ello Victoria de Durango hace un reconocimiento a Don Juan Peña, por su tenacidad, empeño y constancia.

Comenta con Facebook

One comment

Comments are closed.