Loading

Mayoría reconoce riesgo de diabetes

1-diabetes
A pesar de reconocer 85 por ciento de la población mexicana que podría tener diabetes en un futuro por estilos de vida poco saludables, menos de un tercio se realizan una prueba periódica para medir su glucosa, reveló una encuesta.
Al dar a conocer los resultados del sondeo elaborada a 474 mexicanos sobre sus hábitos y estilo de vida, la directora del Centro de Opinión Pública de la UNITEC, Adriana Rico, detalló 86 por ciento consideró que por sus antecedentes familiares podría desarrollar el padecimiento.
El sondeo elaborado en coordinación con la Federación Mexicana de Diabetes muestra que del total de los entrevistados 31 por ciento reconoce que ante el riesgo de esta enfermedad, no emprende acción preventiva.
En tanto, sólo 50 por ciento respondió que si tuviese diabetes modificaría su estilo de vida mientras 42 por ciento lo haría poco a poco y cuatro por ciento no cambiaría nada y el resto otra respuesta.
Indicó que la encuesta realizada vía telefónica distingue entre quienes tienen diabetes, que resultó 14 por ciento y el resto no, aunque 45 por ciento reconoció que tiene familiares con sobrepeso y obesidad y 47 por ciento antecedentes de la enfermedad.
Adriana Rico explicó que entre las personas que viven con diabetes solamente 54 por ciento sigue el tratamiento indicado por el médico, 27 por ciento lo hace sólo cuando se siente mal y 19 por ciento a pesar de estar diagnosticado, no tiene un tratamiento médico.
Detalló 32 por ciento de los encuestados nunca se practicaron una prueba indispensable de medir la glucosa con el argumento que no lo necesita, 21 por ciento porque este estudio se les hace caro y otra cifra similar porque no sabe cómo realizarlo.
Comentó que los resultados revelan que hace falta información sobre la enfermedad a toda la población, para lo cual se debe hacer un esfuerzo entre todos los sectores de la sociedad, pero además es necesario que la población cambie su actitud frente al padecimiento.
Precisó que de acuerdo con la encuesta, 51 por ciento de la población califica su estado de salud como buena, pero cuando se les pregunta sobre la situación a la que se acude al médico la mitad del total señaló que sólo cuando se siente mal, es decir no hay acciones preventivas.
Refirió al respecto, otros datos de la encuesta señalan 67 por ciento de los entrevistados considera que su alimentación es balanceada; no obstante, 34 por ciento consume de cinco a 10 veces por semana comidas con alto contenido calórico.
Asimismo, la mitad de los participantes desayuna los siete días de la semana antes de iniciar sus actividades cotidianas, pero 13 por ciento manifiesta no comer verduras, además que entre sus alimentos favoritos de la mayoría están los tacos, chilaquiles y tamales.
Mientras, 45 por ciento de los participantes consideran que su peso está por arriba de lo que debería, seis de cada 10 reconocen que su peso afecta su salud y casi la mitad no realiza ejercicio.
Por su parte, la gerente Académica de la Federación Mexicana de Diabetes, Marcela Vega reiteró la necesidad de informar y educar a la población sobre esta enfermedad para prevenirla, detectar y en caso de padecerla tomar acciones para su control médico.
Señaló que la última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 arrojó que nueve por ciento de la población en México tiene diagnóstico de diabetes, pero la cifra puede ser mayor, pues se sabe que por cada persona con la enfermedad, hay otra que la padece, pero no lo sabe.
Indicó que del total de los diabéticos, solo 25 por ciento tienen un control adecuado y el resto 75 por ciento no, lo cual lo predispone a las complicaciones, por lo que recomendó a la población hacerse la prueba una vez al año y tener un estilo de vida saludable.
“Hay que modificar hábitos de alimentación, que sabemos que es difícil, pero no se trata de sacrificar y dejar de comer lo que nos gusta, solo poner orden en la manera que comemos y moderar el tamaño de las porciones y hacer ejercicio 30 minutos al día”, dijo.
Comentó que cambiar a un estilo de vida saludable no implica grandes esfuerzos, pues ahora con la tecnología se puede hacer ejercicio en casa con los tutoriales de Internet sin necesidad de inscribirse a un gimnasio.

Mexicano más obeso del mundo inicia tratamiento
El cirujano bariátrico José Antonio Castañeda Cruz, experto en manga y bypass gástrico, informó que mediante un tratamiento médico integral buscan salvar la vida de Juan Pedro Franco, que con 500 kilos de peso es considerado ahora el hombre más obeso del mundo.
En entrevista con Notimex, el especialista del centro Gastric Bypass México aseguró que un equipo de expertos, de diferentes disciplinas médicas, hará todo lo científicamente posible para cambiar el panorama a este paciente y mejorar su expectativa de vida.
Indicó que se trata de un paciente con obesidad extrema que tiene muchas posibilidades de enfrentar complicaciones serias y mortales antes, durante y después del tratamiento. “Eso lo dejamos claro a la familia y al propio Juan Pedro”, advirtió.
Castañeda Cruz mencionó que Juan Pedro, de 33 años de edad, tiene el mayor peso reportado en el planeta, de tal forma que este paciente, originario de Aguascalientes, padece enfermedades relacionadas con la obesidad mórbida como problemas pulmonares y diabetes.
Añadió que la idea de traerlo a Guadalajara es para vigilarlo de cerca y hacerle una valoración multidisciplinaria que incluye psicólogo, nutriólogo, cardiólogo, internista, entre otros especialistas.
“La finalidad es estabilizarlo, someterlo a un tratamiento de pérdida de peso no quirúrgico en los próximos seis meses, una vez que logremos bajarlo en 30 o 40 kilos se le podría hacer una cirugía, ahorita no porque representa un riesgo muy grande”, apuntó.
El experto comentó que en estos seis meses estará bajo una estricta supervisión médica porque “tenemos que actuar de manera inmediata pero segura, todavía no decidimos bien la operación que le haremos, probablemente será una manga gástrica y después un cruce duodenal”.
Insistió en que las posibilidades de morir son elevadas, por lo que primero hay que bajarlo de peso para reducir problemas quirúrgicos y es importante que la gente sepa del serio problema que implica la obesidad.
“Primero será una cirugía de menor riesgo y posteriormente otra más efectiva para las condiciones de Juan Pedro, es un proceso de mucho tiempo, no lo podemos resolver de un día a otro, queremos hacerlo de manera cautelosa”, puntualizó.
Castañeda Cruz recordó que para el traslado de Juan Pedro de Aguascalientes a Guadalajara se tuvo que modificar un vehículo que pudiera traerlo, además en estos seis meses se adecuará un hospital desde los ingresos hasta la cama y mesa de quirófano.
También dio a conocer que pedirán apoyo al Zoológico de Guadalajara para realizarse algunos exámenes que no sea posible hacerlos en un hospital.
“Tomografías que puedan soportar su peso, inclusoå pesarlo, tenemos que echar mano de esa parte, es un absurdo o motivo de curiosidad pero se tiene que llegar a eso”, aseveró.
Alertó que para llegar al peso de este paciente no se requiere tener un padecimiento que lo provoque, es decir, el sedentarismo y una mala alimentación puede llevar a cualquier persona a alcanzar niveles mórbidos de obesidad.
“No es tanto la cantidad de lo que se coma, sino que muchas veces es no poner límites a tu cuerpo, a tu vida y a tu salud, dices va a pasar y sí pasa pero a la cuestión de salud, al deterioro prácticamente de tu cuerpo”, recalcó.

Comenta con Facebook