Loading

Sufren niños desatención

GÓMEZ PALACIO, DURANGO.- En el municipio de Gómez Palacio se continúan registrando casos de maltrato a menores en zonas rurales y colonias marginadas, siendo la mayor incidencia casos de  omisión de cuidados.
Lo anterior fue informado por Zulema Contreras, directora del DIF en Gómez Palacio, misma que señaló que por fortuna en este municipio no se ha registrado ninguna muerte de infantes por maltrato físico como ha sucedido en la vecina ciudad de Torreón.
Señaló que en esta ciudad más que maltrato físico o violaciones, lo que se sigue registrando son casos de omisión de cuidados, y son los vecinos quienes en la mayoría de las ocasiones realizan el reporte en contra de los padres de familia, focalizadas en las zonas rurales o en colonias marginadas.
 Indicó que la mayor parte de las agresiones graves a los niños se registran precisamente en el hogar, en donde se genera la violencia intrafamiliar.
Dijo que  en la mayoría de los casos, los agresores desahogan las propias frustraciones infantiles en sus hijos y sin darse cuenta,  se convierte en un círculo vicioso y que coincide con la teoría de frustración-agresión.
Mencionó que no hay que esperar a que un niño o niña muera para denunciar las condiciones de vida que enfrenta, por lo que conminó a la población a señalar de manera anónima ante las instancias del DIF, para de esta manera proteger al menor o los menores de edad que así lo requieran.
Cabe recordar que el maltrato infantil se da de manera pasiva y activa: la pasiva, es aquella que comprende el abandono físico, debido a que las necesidades físicas básicas del menor no son atendidas, también comprende el abandono emocional el cual consiste en la falta de respuesta a las necesidades de contacto físico y la indiferencia frente al estado emocional del menor.
En lo que se refiere al maltrato infantil de manera activa, éste comprende el abuso físico en cualquier acción no accidental por los padres o cuidadores que provoquen daño físico o enfermedad al menor. La intensidad puede variar desde una contusión leve hasta una lesión mortal.
También comprende el abuso sexual, por parte de un familiar, tutor o cualquier otro adulto. El abuso emocional también entra en esta categoría de abuso activo y se presenta bajo la forma de hostilidad verbal, crónica (insultos, burlas, desprecios, críticas, amenazas de abandono, etc.)
Los casos de maltrato a menores se pueden denunciar también al programa Esmeralda que opera a través del número de emergencia 911, que cuenta con una red de apoyo de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, organismos públicos y privados así como instituciones que imparten justicia para la agilidad en el asesoramiento y la tramitación según sea el caso de cada usuario, por lo que se puede denunciar cualquier tipo de agresión a través de este programa.

Comenta con Facebook