Loading

‘Es una situación muy desoladora’

1-asi-lo-dijo

1-principal
Hace 10 meses, cuando Donald Trump era apenas una amenaza, el historiador Enrique Krauze advirtió sobre los tics nazi-fascistas del próximo Presidente de Estados Unidos.
“Un populista de extrema derecha, que además es megalómano, narcisista, paranoico”, describió Krauze (Reforma, 17 de enero de 2016), “Trump es un peligro real e inminente”.
Transcurrido un año, luego de las precampañas, la Convención del Partido Republicano, la campaña, los debates con Hillary Clinton, la visita de Trump a México, la votación y la larga noche del martes 8 de noviembre, Krauze contempla el panorama desolador que anticipaba desde enero.
“Debemos estar tristes por la misma razón por la que lo está todo el mundo civilizado y democrático: porque Estados Unidos, desde su fundación, evitó en su Constitución y desde sus padres fundadores, la concentración del poder político en una sola persona, y ahora los electores han llevado al poder a un hombre que concentrará no solamente lo que corresponde a su propio ámbito Ejecutivo, sino lo que le corresponde al Legislativo y Judicial. Estamos ante un escenario preocupante y muy triste, porque se trata de una democracia que entra en crisis y que tiene 240 años de existencia”, comenta en entrevista, al día siguiente de las elecciones que dieron a Trump una amplia victoria sobre la demócrata Hillary Clinton.
Hace un año, Krauze y el historiador cubano Carmelo Mesa-Lago redactaron una carta en la que describían a Trump: “en su actitud se advierten, en efecto, elementos del fascismo italiano: el culto al líder, la emotividad irracional, los desplantes incendiarios, la obsesión por las teorías conspirativas, el miedo a lo distinto visto como una amenaza, la apelación a un pasado de grandeza mítica y la promesa de restaurarlo”. La carta fue firmada por 67 artistas y científicos, como protesta por los ataques verbales de Trump contra los inmigrantes hispanos.
Desde que Trump inició su campaña rumbo a la Casa Blanca, en junio de 2015, Krauze fue uno de los intelectuales mexicanos más activos en contra del empresario.
Letras Libres (la revista que fundó y dirige) dedicó su portada de octubre a Trump. Bajo el título de Fascista americano, la publicación analizaba su discurso de odio contra los migrantes, su racismo, su irracionalidad y su campaña en contra del sistema político y la prensa.
A días de que Trump asuma el poder, Krauze visualiza los mismos tics nazi-fascistas en el Presidente electo, aunque encuentra diferencias “afortunadas” entre la Alemania de Hitler y la Italia de Mussolini, y los Estados Unidos de 2016.
“He trazado las diferencias entre esas figuras autoritarias y Trump, pero no me cabe duda que en algunos aspectos psicológicos o psicopatológicos -y no soy el único que lo piensa- por supuesto que tienen semejanzas. Por fortuna, la Presidencia en Estados Unidos tiene un límite de cuatro años, a lo mucho de ocho; existe una tradición de libertades profunda, antigua, y la mitad del electorado no está con él, así que esta no es la Alemania del 33. Pero sí es una situación muy desoladora”, comenta.
 
 
Las razones
Para Krauze, Trump no implica una ruptura en el sistema de partidos estadounidense. Ni significa el colapso del Partido Republicano o el Partido Demócrata, pero sí una crisis grave.
Krauze encuentra las causas de la victoria de Trump en un discurso populista que catalizó el malestar de la sociedad norteamericana y se convirtió en un fenómeno mediático.
“La razón del éxito está en la figura mediática de Trump, en el haber tolerado su ascenso como una celebridad; los medios lo cobijaron, lo auparon, y yo creo que el poder de un discurso malévolo en la historia -y se ha probado muchas veces- es enorme. Así que, aunque existía ese malestar previo en la sociedad americana, y esas características desagradables, hay un hombre que cataliza el malestar y esa actitud colectiva, y ese hombre es Trump”, explica.
Trump enarboló un discurso proteccionista que sugiere cerrarse a la globalidad y adoptar el “americanismo” como credo.
“Ah, muy bien. Muy pronto, el pueblo americano, al igual que el inglés, se dará cuenta de que lo único que va a lograr con eso es una caída económica, una depresión, incluso una recesión. Esos dos países, insignia y vanguardia de la libertad económica, de pronto han cedido a los peores instintos aislacionistas. Esto lo que presagia, para los propios ingleses y americanos, es un desastre económico”, señala Krauze.
 
 
La amenaza
Enrique Krauze no tiene la menor duda de que Trump es una amenaza mundial: para la OTAN, para Medio Oriente y para la comunidad de Asia Pacífico que estaba por firmar un acuerdo comercial promovido por Estados Unidos, que Trump ha dicho que cancelará.
“Los países de la OTAN pueden temer, legítimamente, una extraña alianza entre Trump y Putin, dos autoritarios que se parecen mucho”, advierte, “y todo mundo sabe que México es un país en el que, de volverse reales las amenazas de Trump, aunque las instrumentara parcialmente, podríamos salir muy perjudicados”.

¿Qué hacer frente a eso?
-se le pregunta.
Debemos permanecer unidos, ahora más que nunca, y no es retórica. La palabra unidos no ha sido, más que al principio de nuestra vida independiente, una palabra significativa. Hoy debe serlo. Debe cobrar un nuevo significado, absolutamente.
Un Presidente como el que tenemos actualmente ¿tiene la capacidad de convocar a esa unidad?
Lo que esperemos que tenga es la capacidad de reaccionar diplomáticamente, para enfrentarse a la eventualidad y los problemas que pueden surgir pronto en el ámbito del libre comercio, en el probable secuestro de las remesas, en la construcción del muro, en la deportación de millones de indocumentados. Allí, el gobierno mexicano debe actuar con claridad, con fuerza, sin dejarse intimidar, con sabiduría y echar mano de lo mejor de nuestra tradición diplomática. Espero que los mejores instintos y la mejor tradición de México en el ámbito diplomático salgan a flote.
Horas después del martes más triste, Krauze prefiere no hacer presagios.
“No quiero vaticinar nada, sóo formular ese deseo”.

Comenta con Facebook