Loading

Abundan camiones urbanos “chatarra”

Ventanas que no se abren, gratiffi, piso desprendido, asientos en mal estado, clavos o tornillos salidos, aparatos electrónicos para credenciales descompuestos o desprendidos y láminas sueltas, son algunas de las características de muchos de los camiones de ruta en la ciudad.
Esto genera constantes quejas de los usuarios del transporte público quienes pagan 9 pesos por tarifa general, los microbuses 9.5 y por las tarifas preferenciales 4 o 4.50 pesos, desde el último incremento registrado en enero del 2017.
Al abordar la Ruta Blanca a Jardines y los microbuses de la Ruta Guadalupe-Zapata, el mal estado es similar; faltan asientos y los que están se mueven por la falta de tornillos o están quebrados, lucen sucios, llenos de polvo, no hay aparatos que registren las credenciales preferenciales, pero además hay agujeros en el piso, debajo de los asientos o en los pasillos, y tienen un espacios considerable, con el riesgo de que por ahí se vaya algún objeto de hasta 10 o 15 centímetros.
El daño que por los años se ve en los camiones de ruta no se queda únicamente en el interior, pues resulta evidente que muchos expiden humo y ya se ven muy viejos.
El artículo 47 de la Ley de Transportes del Estado de Durango, habla de las obligaciones que deberán cumplir de los prestadores del servicio de transporte público, entre ellas están el mantener los vehículos, sitios, bases y terminales públicos destinados al servicio en condiciones óptimas de operación, seguridad e higiene y llevar en forma diaria previo al inicio del servicio, una bitácora de chequeo para verificar el estado físico, mecánico y eléctrico que guardan las unidades, evitando que sean puestas en operación aquellas que presenten alguna de las siguientes fallas: sistema de frenado en malas condiciones, ventanas rotas o faltantes, puerta de seguridad bloqueada, asientos rotos o elementos de vestimenta interior con bordes punzocortantes, equipo de seguridad faltante, como extinguidor, triángulo, botiquín y otros, mal funcionamiento del mecanismo de cierre y apertura de puertas, espejos rotos o sin éstos, entre otras.

No hay ganancia para tener unidades al 100: CTM
Ricardo Pacheco Rodríguez, dirigente de la Confederación de Trabajadores de México, expresó que las condiciones de alza en los combustibles y en los precios de las refacciones y otros consumibles que tiene que realizar este servicio, han imposibilitado que haya una ganancia suficiente para garantizar una transformación cotidiana al transporte público.
Sin embargo, dijo, están estudiando los casos, pues en el Sindicato de Choferes de la CTM trabaja un grupo de especialistas para plantearle al gobierno del estado algunas posibilidades para poder modernizar esta parte del transporte.
También están en la disposición de recibir del gobierno alternativas para que la modernización pueda darse.
Pacheco Rodríguez, no precisó que porcentaje del transporte público se encuentra en mal estado.
“Yo diría que no es menor, no me gustaría dar un porcentaje, pero sí hemos de decir que no ha sido fácil en los últimos años tener unidades al 100 por ciento en virtud de la situación económica que estamos viviendo” finalizó.

Falta voluntad de los concesionarios: Gina
La diputada con licencia Gina Campuzano González, quien presidía la Comisión de Tránsito y Transporte en el Congreso del Estado, refirió que las leyes son claras, al precisar que las unidades que no estén en condiciones de dar el servicio tienen que ser repuestas.
Mencionó que la Subsecretaría de Movilidad y Transportes debe hacer su parte y hacer la revisión para localizar a las unidades que se encuentren en malas condiciones, sobre todo porque ya no tendrá tres o siete vehículos de inspección, ahora tendrá 20 para poder hacer las inspecciones necesarias al servicio de transporte público.
Comentó que algunos dueños de las concesiones del transporte tienen gran dificultad económica para poder hacer el cambio, por eso el gobierno del estado ha hecho un compromiso para ser el aval solidario para poder hacer el cambio en las unidades.
“Sí está habiendo voluntad por parte del gobierno, ahora falta voluntad por parte de los concesionarios, que hagan un esfuerzo importante para poder hacer esta modificación”, refirió Campuzano González.
Indicó que muchos de los camiones de ruta están en malas condiciones, por organizaciones o algunas personas que no han podido hacer la transición, sin embargo, no son todos, pues hay muchos autobuses naranjas o azules que están en buenas condiciones, pero además sus trabajadores tienen prestaciones.
“En el tema de transporte falta mucho por hacer, faltan muchos recursos, los tiempos ya nos están alcanzando si queremos ser una ciudad moderna y turística tenemos que cambiar principalmente el transporte público”, concluyó.

Comenta con Facebook