Loading

Abuso sexual en menores repercute en su vida adulta

Según estadísticas la mayoría de las agresiones son por familiares
Captura de pantalla 2016-04-29 a la(s) 9.43.30 p.m.

El abuso sexual a menores no es imposible de prevenir, así lo asegura Miriam Noelí Zavala Ibarra, psicóloga del área infantil del Instituto Estatal de la Mujer (IEM) quien indicó que hay dos tipos de abusos, el que es detectado y el que no es detectado, de cualquier forma hay repercusiones que modifican el comportamiento de la persona en su vida adulta según diferentes factores.
El autor de la agresión sexual, la forma en que fue agredido el niño, el entorno en que sucedió el abuso, la edad del menor, son factores que determinarán las secuelas, entre más pequeño es el niño menos noción del abuso tiene, mas sí recordará la agresión.
Desde cambios de comportamiento, terror a estar con alguna persona en especial, manifestaciones de agresividad o pasividad repentinas son señales de un posible abuso sexual en los niños.
Las estadísticas señalan que son familiares, personas conocidas o muy cercanas los autores de los abusos sexuales en su mayoría, por eso para prevenir el abuso lo más importante es generar confianza en el niño.
La madre o el padre necesita acercarse a su hijo y explicarle las partes de su cuerpo, llamar por su nombre a cada parte y explicarle que hay una zona íntima que nadie tiene derecho a tocar. La confianza es algo importante, hay que decirle al niño que no importa la amenaza que reciba porque siempre confiarán más en su palabra, esto es un punto clave, pues el agresor siempre amenaza y exige silencio.
“El abuso sexual en la infancia es un fenómeno invisible, porque se supone que la infancia es feliz, que la familia es protectora y que el sexo no existe en esa fase de la vida”, subrayó.
Una persona adulta, cuyo abuso nunca fue denunciado o tratado, suele tener afectaciones en su manera de relacionarse con las demás personas, es más difícil para él o ella confiar en los demás. Aparte puede tener dificultades en la manera de llevar su sexualidad, puede ver cualquier acercamiento como agresión, suele evitar la relación sexual y también tener dificultades en sus relaciones de pareja por lo que es necesario que el tema sea tratado.
No es que sea difícil para una madre detectar el abuso sexual de su hijo, lo que sucede es que existen distractores que le impiden darse cuenta, desde una codependencia a la pareja hasta miedo a enfrentar la situación por haber sufrido también abuso en su infancia.

Comenta con Facebook