Loading

Abuso sexual infantil: heridas que no sanan


Una caricia, un abrazo, un beso inocente, pueden parecer intrascendentes para la Ley, pero el abuso sexual a menores no es cosa de menos y los diputados locales deberían tomar cartas en el asunto, pues muchos niñas y niños se exponen al abuso sexual recurrente porque no se tipifica como delito grave y los agresores siguen en las calles con la oportunidad de repetir los patrones.
En el programa Mesa de Redacción se habló sobre el abuso sexual y violación a menores de edad, teniendo como invitadas a Julieta Hernández Camargo, presidenta de la Organización Sí hay Mujeres en Durango y Luz Helena Flores Morales, psicóloga del Área Infantil del Instituto Estatal de la Mujer.

ABUSO
El abuso sexual infantil es cualquier agresión en contra de la voluntad del niño ejerciendo poder sobre él, manipulación, con el objetivo común de la estimulación.
“Cuando hablamos de violación es la consumación de la copula”, explicó Luz Helena.
Siempre hay alguien que se da cuenta, opinó Julieta, ya lo han dicho varias organizaciones respetables, solamente se denuncia el 10 por ciento del abuso infantil y la causa es que generalmente el autor del abuso es un familiar o amigo cercano a la familia, entonces nadie quiere denunciar a un abuelo, su tío o a su papá, muchas veces porque es el sustento de la familia o simplemente para que no se sepa.
“Hace falta que las diputadas y los diputados cambien las leyes para que pueda ser más estricta y definitiva la pena en los casos de abuso infantil porque la violación sexual tiene penas más graves”, mencionó.
No es posible que a estas alturas se den casos donde un hombre que abusó sexualmente de una niña menor de edad salga libre pagando 2 mil pesos, y sujetándose a una medida cautelar que implica no acercarse a la niña agredida o a su entorno, consideró Julieta. “Lo más correcto es que se hubiera prisión preventiva en estos casos”.
“¿Qué va a pasar después? Ese es el miedo que surge en la familia, si se denuncia al papá ¿cómo van a convivir mis hijos con él, a dónde se va a ir?, normalmente la madre de familia se siente entre la espada y la pared”, agregó Luz Helena.

CODEPENDENCIA
Las mujeres son capaces de proteger a sus hijos e hijas, pero hay un factor importante que influye para que haya conductas permitidas: las mujeres no tienen una forma de sobrevivir.
“¿Y con qué me mantengo?”, es la principal angustia, explicó Julieta, por eso desisten en denunciar el abuso sexual o la violación a menores.
“Siento presión en el pecho, ya no lo quiero pero algo me hace estar ahí”, es lo que dicen las mujeres cuando se encuentran aisladas en la codependencia, explicó Luz Helena.
Para ella es un cáncer que afecta mucho, no se ve, pero sí se siente a través de vacíos emocionales, miedos, inseguridad, entre otras cosas que se van gestando en familias disfuncionales.
“La codependencia sí forma una parte importante dentro de lo que viene siendo el abuso sexual, cuando la mamá no hace nada por miedo de perder a la pareja”, agregó.
En ese sentido, el agresor muchas veces es señalado por gente ajena a la familia, pero es verdad que en otros casos la denuncia nunca se interpone y el agresor abusa constantemente del niño.
Uno de los casos que atendió como psicóloga involucró a un menor de edad que seguía siendo violado por su padrastro dentro del Cereso No.1. El menor era llevado por su mamá de visita al penal y al parecer era drogado, pues el niño relataba que le daban una gomita verde y lo único que recordaba era despertar con dolor en el ano.

AUTORIDADES
“¿Cómo es posible que dentro del Cereso no se esté vigilando la visita conyugal o si hay niños y niñas ahí?, es responsabilidad de la autoridad el no cuidar lo que está pasando en el Cereso”, opinó Julieta en torno a la violación que relató Luz Helena.
Las autoridades deben de poder atención a situaciones de este tipo, son graves los casos de violencia sexual que existen, primero tocamientos que se quedan impunes y luego violaciones que suceden en lugares donde debe haber mayor vigilancia.
Relató que le está dando acompañamiento a un caso de un abuelo que acaba de ser detenido por abusar de su nieta, él quiere salir de la cárcel porque alega que tiene más de 70 años y es adulto mayor. Detrás de este caso hay una serie de violaciones y abusos que nunca se denunciaron, pues él violó y abusó de todas sus hijas y al momento en que lo hizo con una de sus nietas fue que se dio la denuncia, pero en realidad tiene un historial muy largo de ejercer violencia sexual contra menores.
“Acaben con los secretos familiares, denuncien a los abusadores”, subrayó.

SEXUALIDAD
“A las cosas se les debe llamar por su nombre en la educación sexual a los hijos”, explicó Luz Helena.
Ella ha atendido casos donde no queda muy claro qué pasó porque al niño le han dado una serie de conceptos para evitar hablar de pene o de vagina.
Desde los dos años de edad los niños están listos para recibir una educación sexual, esto lo pueden hacer los papás a través de muñecos u otras dinámicas que les ayuden a diferenciar qué está bien y qué no está bien.
Caricias, abrazos y otras demostraciones de afecto es necesario decirle a los niños cuáles son normales y cuáles no. También hay que hablarles de sus partes íntimas y de lo importante que es que nadie las toque.
“Hay adultos muy dados a besar a sus hijos en la boca, yo estoy en contra, los van erotizando o sexualizando”, subrayó.
En general, los niños son muy perceptivos y ellos sienten cuando una caricia o un beso no es el adecuado, pues los hace sentir incómodos, de manera que hay que enseñarlos a decir no, alejarse del agresor y contarlo al adulto más confiable.

MÁS CASOS
“México no es un país adecuado para las personas menores de edad”, opinó Julieta, y esto lo dice la Organi-zación para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), quien establece que México ocupa el primer lugar, a nivel mundial, en abuso sexual, violencia física y homicidio de menores de 14 años.
“¿Se ha incrementado la denuncia y no el delito?, ojalá fuera así, pero en realidad el incremento en los casos de violencia sexual contra los menores es causa de distintos patrones de conducta que debemos de evitar”.
“¿Porqué hay concursos de belleza para niñas?”, se preguntó, no es edad para que las pequeñas estén expuestas a un auditorio, las peinen o las vistan de cierta manera. Cada etapa de la vida se debe seguir como corresponde.
También vemos en los cines a padres de familia que ingresan a las funciones con menores de edad a ver películas que tienen escenas eróticas o de sexo explícito.
El erotismo se desarrolla más con la ayuda del alimento por el contenido hormonal o por las imágenes que ven los niños, los juegos, entre otra serie de situaciones a los que están expuestos.

ALZAR LA VOZ
Si la familia no es espacio suficiente para que los niños estén protegidos de la violencia sexual, las escuelas pueden hacer su parte.
Julieta Hernández platicó que recién tuvo una plática con menores de edad sobre el abuso, ella proyectó a los niños de primaria un cuento infantil en video que se llama “Estela grita muy fuerte” y se trata de la historia de una niña a la que le enseñan que debe decir cuando algo está mal, y va relatando poco a poco situaciones que la hacen sentir incomoda, primero cuando la mamá le jala un poco el cabello cuando la esta peinando y ella le dice “mamá me duele, no le había dicho para no molestarla”, y el cuento camina hasta el hecho de que el tío la toca porque le dice que la ama y ella grita y toda la familia acude al cuarto a donde la llevaba él.
“Al final los niños aprendieron que no hay que molestar o tratar mal a las mujeres y que cuando algo no les guste van a gritar muy fuerte”, explicó.
“De esto se trata la prevención y se puede hacer desde diferentes trincheras”, consideró Julieta.
“El abuso sexual o violación no se supera”, consideró Luz Helena, lo que puede hacer una serie de terapias es ayudar al menor a vivir con ese episodio de violencia y evitar que vuelva a suceder, pero cada niño o niña vive diferente su proceso de recuperación.
Luz Helena pidió justicia para los niños y niñas en estos casos de abuso sexual y violación. El llamado es también a los padres de familia para que sean más vigilantes de sus hijos, los abusos suceden más cuando están de vacaciones los menores.
Así concluyó Mesa de Redacción, bajo la reflexión de que hay que estar más al tanto de los menores de edad, y que es necesario que las autoridades aumenten la gravedad del abuso sexual en niños.

Comenta con Facebook