MINUTO X MINUTO

Alcohol adulterado, una trampa mortal



Con el reciente decomiso de 5 mil litros de bebidas alcohólicas adulteradas y ante el riesgo de que más productos de este tipo puedan circular en Durango, es preciso dar a conocer no solo los riesgos de su consumo, sino también los síntomas inmediatos del consumidor, así como la forma de identificar si lo que se bebe no es un producto lícito.
Luis Olguín, barman de un establecimiento del Centro Histórico, dijo que son varias las maneras que existen para identificar el vino adulterado, una de ellas es poner un poco de la bebida, por ejemplo whisky, en la mano, frotarlo y dejar unos segundos a que se seque, si al momento de olerlo huele mucho a alcohol se trata de un producto adulterado.
Otra manera de identificar esta situación es que las botellas estén sobreetiquetadas, esto se presenta en botellas de ron, tequila, whisky, y cualquier bebida donde la etiqueta trasera sea diferente a las originales.
Con una moneda también se puede descubrir si una botella fue abierta con anterioridad, y es que el sonido al golpear la botella no debe ser el mismo tras agitarla, de escucharse el mismo sonido del cristal se trata de una botella que agarró aire.
Luis Olguín señaló que la posibilidad de que se sirva alcohol adulterado no es exclusivo de los tragos preparados, pues puede estar en cualquier bebida una vez que se hace uso de la botella.
Comentó que en cinco años que tiene trabajando como barman no ha sabido de lugares que compren alcohol adulterado.
Dijo que en los espacios donde ha trabajado siempre lo han hecho con vino bueno, pues hay muchos clientes que sí saben cómo identificar el alcohol adulterado.
“Lo que sí sucede es que hay clientes que no saben tomar y dicen que algo se les echó en su bebida, pero que no ha pasado a más”.
Por esto refirió que lo mejor es que los clientes compren la bebida completa para que puedan revisarla, ya que es más fácil que en el copeo den alguna bebida adulterada.
Pero el riesgo de la adulteración no está solo en las botellas o en las bebidas, sino también en los hielos, y esta podría ser una de las causas de que la gente se ponga ebria más rápido.
En este caso, aseguró el barman, no hay manera de detectar los hielos adulterados, pues llegan directo de la fábrica.

Establecimientos exponen a clientes por ganancias
Viernes de 2×1, shots gratis para mujeres y la hora feliz son algunas de las promociones más frecuentes que suelen verse en antros, bares o cantinas.
Ante esto, el comisionado estatal de la Coprised, Crescencio Beltrán Beltrán, aseguró que “lo barato sale caro” y por eso es necesario saber dónde se consume el alcohol, pues estos lugares son comerciales, lo que quieren es obtener recursos sin importarles dañar la salud.
Mencionó que siempre hay gente que trata de hacer daño con conductas antisociales, como en el caso de las bebidas alcohólicas donde se expone al riesgo la población pero sobre todo a los menores de edad, que es cuando el cerebro se encuentra más débil y pueden entrar las adicciones.
“Estamos trabajando para evitar que esa gente lleve sustancias dañinas y que haya un riesgo sanitario”, manifestó el comisionado.
Comentó que los verificadores se encargan de revisar el etiquetado y sellado de las botellas, pues con el solo hecho de voltearlas se descubre si son originales o no, y que también ven etiquetas mal presentadas, que adulteran desde la presentación y no se sabe el proceso de donde haya salido.
Señaló que se han revisado de manera aleatoria 20 lugares y en ninguno han encontrado bebidas adulteradas.
Puntualizó que el alcohol adulterado es perjudicial para la salud, y que todo en exceso es malo y más en las bebidas alcohólicas.
Comentó que hay bebidas a las que se les llega a agregar metanol, sustancia que sí llega a provocar ceguera, paros cardiacos y alteraciones del hígado.
“Hemos tenido casos de quien después de una ingesta de alcohol en exceso llega con dolor abdominal tremendo y es una pancreatitis”, señaló Beltrán Beltrán.
Manifestó que se trata de un tema cultural que va desde los padres de familia, jóvenes, medios de comunicación y la sociedad en general para que no ingieran bebidas alcohólicas adulteradas, que acudan a lugares establecidos, que cuenten con revisiones y permisos que avalen la calidad del alcohol.

Ceguera, daños neurológicos y muerte
En entrevista, Mónica Gracia Candia, coordinadora de servicios médicos de la Cruz Roja Delegación Durango, señaló que no es lo mismo un estado de ebriedad que una intoxicación por alcohol, y es que el segundo caso tiene síntomas más allá del mareo o el tambaleo al caminar, pues son pacientes que intoxicados pueden llegar a perder la conciencia, presentar crisis convulsivas y tener alteraciones en sus signos vitales.
Precisó que el riesgo de que se consuman bebidas alcohólicas sin saber que están adulteradas puede inclusive llegar a costarle la vida al consumidor o secuelas graves como la pérdida de la vista y daños neurológicos.
Expuso que hasta el momento la Cruz Roja no ha atendido a pacientes intoxicados por alcohol adulterado, pero desafortunadamente sí atienden a pacientes en estado de ebriedad, los cuales están estables, con signos vitales normales y que están conscientes dentro de su nivel de ebriedad.
Comentó que en el caso de los estados de ebriedad sucede, sobre todo con padres de familia preocupados por hijos, que piensan que se les dio algo adulterado en las bebidas al verlos en mal estado.
Por esto es que se recomienda no exceder en el consumo de alcohol, especialmente en el caso de los jóvenes.
Gracia Candia manifestó que quien comience a sentir los síntomas del alcohol adulterado y reconozca que algo está mal, debe asistir a cualquier servicio de urgencias identificando la diferencia con un estado de ebriedad.