Loading

Alto ausentismo por falsa alarma


Por temor, padres de familia no enviaron a sus hijos a clases en la Escuela Secundaria Ignacio Manuel Altamirano.
Se registró una asistencia menos del 50 por ciento de la población estudiantil del turno matutino, debido a la supuesta amenaza de masacre.
El aviso fue dado a conocer desde el miércoles por la tarde a través de una captura de pantalla de la cuenta de twiter @¬_HolkArmy, por lo cual directivos de la Secundaria del turno vespertino, autoridades educativas y de seguridad emitieron una respuesta para tranquilizar a los padres de familia ante la psicosis registrada por redes sociales.
Por las amenazas, la mañana de ayer la directora del turno matutino, Cristina Bueno Sauceda, acudió al plantel a recibir a los alumnos, con la salvedad de que acudieron menos de los 600 alumnos que corresponden a cada turno, de los tres que tiene el plantel.
“Las redes sociales son un arma de doble filo, a partir de un rumor alteran la vida de una comunidad y muchos padres con ese temor no mandaron a sus hijos. Es un peligro esos teléfonos, pero la educación comienza en casa y aquí en la escuela reforzamos esos valores y damos conocimientos”, declaró.
Minutos antes de las 07:00 horas, elementos de la Policía Investigadora de Delitos resguardaban los alrededores de la ESIMA, mientras policías preventivos y de la Subdirección de Vialidad resguardaban el paso para los menores que llegaban en autobús o en vehículos.
La supervisora de la zona, Marcela Soto Montoya, quien tiene a su cargo nueve secundarias, sí mostró su preocupación por la situación de pánico y afectación de las clases que provocó la amenaza en broma, sin embargo lo atribuyó también al uso y abuso de las redes sociales y a los teléfonos celulares, que a pesar de existir reglamentos en el salón y la escuela, se hace caso omiso de no llevar este tipo de objetos costosos.
El vicepresidente de la sociedad de padres de familia, Pascual Rodarte Zapata, reconoció que si fue sensible la baja en la asistencia de los alumnos, ya que a la hora de ingreso hay mucha población descendiendo del transporte público, de los coches de los papás, padres que llegan y los dejan en la puerta del plantel y ahora fue todo lo contrario.

Comenta con Facebook