MINUTO X MINUTO

Disminuyen casos de neumonía en Durango: SSD


El presentar respiración rápida o dificultosa, tos, fiebre, escalofríos, pérdida de apetito y sibilancia (más común en infecciones víricas), es síntoma de neumonía vírica, que puede ser similar a la bacteriana, sin embargo, la segunda es menos común, de hecho a la Semana Epidemiológica No. 40, se han registrado mil 351 casos de neumonía y bronconeumonía.
Por su parte Eduardo Díaz Juárez, secretario de Salud y director General de los Servicios de Salud, dio a conocer que haciendo un comparativo con el 2014 se mostró un disminución significativa ya que al cierre fueron dos mil 173 y a dos meses de cerrar el 2015 se han registrado aproximadamente la mitad de casos, por lo que al inicio de la Temporada Invernal es importante continuar redoblando las medidas preventivas en el hogar, así como la aplicación de vacunas.
La neumonía es una infección de los pulmones generalmente causada por bacterias, virus u hongos, a nivel mundial, causa más muertes que cualquier otra enfermedad infecciosa, por lo general se puede prevenir y tratar mediante inmunización, una alimentación adecuada y mediante el control de factores ambientales.
La trasmisión de la neumonía puede propagarse por diversas vías; los virus y bacterias presentes comúnmente en la nariz o garganta de los niños, pueden infectar los pulmones al inhalarse, también pueden propagarse por vía aérea, mediante la tos o estornudos. Además, la neumonía puede propagarse por medio de la sangre, sobre todo en el parto y en el período inmediatamente posterior.
Cabe resaltar que la mayoría de los niños sanos pueden combatir la infección mediante sus defensas naturales, pero los niños inmunodeprimidos presentan un mayor riesgo de contraer neumonía. El sistema inmunitario del niño puede debilitarse por malnutrición o desnutrición, sobre todo en lactantes no alimentados exclusivamente con leche materna.
Por otra parte los factores ambientales también aumentan la susceptibilidad de los niños a la neumonía, como es la contaminación del aire interior ocasionada por el uso de biomasa (como leña) como combustible para cocinar o calentar el hogar, vivir en hogares hacinados, el consumo de tabaco por los padres.