Loading

Está aceptable, pero no “súper”

No es un secreto que la supercarretera Durango-Mazatlán en estos momentos no está al cien por ciento, esto porque todavía cuenta con baches peligrosos, sin embargo, sí está mejor que antes.
Al cuestionarles a los usuarios de esta rúa qué opinan de las condiciones de la súper, la mayor parte cree que no está tan súper, pero por lo menos está mucho mejor que otros años.
El común denominador de quienes fueron encuestados en la primera caseta de cobro fue que tenía malas expectativas, pero después se toparon con una rúa “aceptable”, aunque con algunos baches todavía.
Personal de Capufe, en la primera caseta de cobro, se mostró a la defensiva al momento de realizar la encuesta a usuarios de la rúa, no se permitía estar a un costado de las casetas, sino sobre la rúa a unos cuatro metros de distancia de ellas, pero sí se permite que la rúa se obstruya y que cobre gente ajena como ejidatarios que buscan se les pague por sus tierras.
Finalmente la encuesta se pudo realizar y la impresión es que sí hay baches, pero ahora sí hay servicios de sanitarios a diferencia del 2017 y mejoró en el tema de puestos donde se ofrece alimento y gasolineras.
Lo que hay que prever es un buen gasto, porque el costo es de 592 pesos según la página oficial de la SCT, o sea que costará, para los automoviles, cerca de mil 200 pesos de ida y vuelta, más el costo del combustible.
Aunque la primera caseta de cobro está tomada, los ejidatarios le cierran el paso y le piden una “cooperación” de 50 pesos, que equivale a prácticamente el costo de la caseta para automóvil, si esta estuviera funcionando, pues la tarifa es de poco más de 60 pesos.
Según estadísticas de la SCT, el aforo vehicular que se espera en la súper es de cerca de 8 mil usuarios, lo que quiere decir que en estos 15 días los ejidatarios van a recibir una cooperación de por lo menos 400 mil pesos, si todo el que pasa les da solo 50 pesos.
La mayoría de los usuarios creen que son excesivas las cuotas que cobra Capufe, por una carretera que les corresponde tener en condiciones óptimas, pero no está terminada al cien, ya que presenta algunos tramos peligrosos por la permanencia de baches.

RECUENTO DE LA SÚPER
El director del Centro SCT en Durango, Eduardo Bailey Elizondo, reconoció que la súper no está al 100 por ciento, hay un tramo en particular que requiere atención, pero las condiciones han cambiado bastante en los últimos años.
Hay desinformación en un punto, la súper no prometió un tiempo de traslado de dos horas, quien hace dos horas es porque maneja fuera de los límites de velocidad. El tiempo es de cerca de tres horas, desde la primera caseta de cobro hasta la última, entrando a Mazatlán.
La carretera es una obra que no se puede adjudicar a un solo sexenio. Comenzó en la administración de Vicente Fox, siguió con Felipe Calderón y concluyó con Enrique Peña Nieto. De tal forma que hace 12 años se construyeron los primeros tramos.
Eso quiere decir que es una obra compleja, pasó mucho tiempo para que fuera entregada completa, de tal forma que hubo un lapso de tiempo en el que los primeros tramos no recibieron mantenimiento, por lo mismo de que se trataba de una obra en proceso y si a esto se le agrega el clima que impera en la súper, el deterioro fue exagerado.
“Hasta después de que fue entregada esta carretera empezaron a surgir los problemas de mantenimiento y conservación de algunos tramos”, dijo Bailey Elizondo.
En ese sentido, del kilómetro 0 al 92 se han realizado reparaciones en el último año y medio, pero hacía 12 años que no se le había hecho nada a este tramo, que fue el primero en construirse, de tal forma que se necesitaba una “cirugía mayor”, se tuvo que reconstruir incluso el drenaje.
Actualmente está concluido el tramo del kilómetro 0 al 20 y del 44 al 64. Hay otros dos tramos, del kilómetro 64 al 78 y del 78 al 92 que todavía están en proceso, con un avance de aproximadamente un 85 por ciento.
Bacheo, renivelación y microcarpeta del kilómetro 112 al 156 se ha efectuado, correspondiente al mantenimiento normal de la rúa.
“El único tramo que nos quedaría pendiente de arreglar y que es por el que todavía pueden surgir algunas quejas, al menos del lado de Durango, que tenemos alguna colaboración con Capufe, es del kilómetro 92 al 112”, explicó. Ese tramo en particular recibirá atención en bacheo, pero hasta 2019 será intervenido en su totalidad.
Los trabajos de reconstrucción van a terminar, y el nivel de confiabilidad será recobrado. Independientemente de que la obra siempre requerirá mantenimiento, como sucede en cualquier otra rúa.
“Si comparamos con las condiciones que había hace dos años, desde que me tocó estar aquí, las condiciones han cambiado, es una supercarretera muy distinta la que tenemos en estos momentos”, subrayó.
En febrero sucedió un accidente, se dañó el puente El Carrizo, y por cuestiones de seguridad se cerró la rúa. Justo en ese lapso se pudieron apreciar los beneficios que implica la carretera, desde turísticamente hasta comercialmente hablando, y en un lapso record se habilitó un puente provisional para reabrir la circulación.
¿El peaje es alto?, Bailey Elizondo consideró que en general hay varias rúas con tarifas altas, aquí lo que hay que tomar en cuenta es que no se le puede dar el mantenimiento óptimo a una carretera donde no se cobra lo necesario. Naturalmente no es tema de la SCT, sino de Capufe y Banobras, quienes deciden si la tarifa se puede bajar y aún así garantizar un correcto sostenimiento de la obra.

INVERSIÓN
Del kilómetro 0 al 92 la inversión ha sido de más de 700 millones de pesos.
Del kilómetro 116 al 152 se han invertido cerca de 250 millones de pesos. También se invirtió en las juntas de los puentes cerca de 300 millones de pesos.
“Toda esta inversión se realizó en los últimos dos años, es un buen esfuerzo del Gobierno Federal, pero conscientes nuestro presiente de la república Enrique Peña Nieto y nuestro secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, de que una supercarretera como esta lo amerita”, comentó Bailey Elizondo.
¿Va a seguir costando la súper?, sí, primero porque una rúa requiere mantenimiento constante y segundo porque todavía hay tramos pendientes de reparar. Sin embargo, se trata de una ruta de conexión que ha traído muchos beneficios y si la volvieran a cerrar seguro extrañaríamos lo que se ahorra uno por lo menos en tiempo y combustible, aun y con la tarifa que exigen las casetas de cobro.

Comenta con Facebook