MINUTO X MINUTO

Guarda Panteón historias y arte



La primera persona que fue sepultada en el Panteón de Oriente fue en 1860, desde ese entonces son miles de historias las que han poblado este emblemático lugar en tumbas elegantes, sencillas, algunas cuidadas y otras en el olvido.
El silencio en el Panteón evoca la paz que la muerte trae; de pronto se escucha algún sollozo de quien extraña a su ser amado y acude a su lugar de reposo para dejarle un vaso con agua y para quitar la maleza.
En el área de los niños el ambiente se siente diferente, hay juguetes, dulces y castillos, tumbas como la del pequeño Manuel, fallecido en 1993 a la edad de dos años, donde un trenecito y un oso de peluche, ya sucios y viejos, recuerdan la fragilidad de la vida.

Olvido
La realidad es que la gran mayoría de las tumbas en el Panteón de Oriente están en abandono, quizá algunas porque de generaciones a generaciones han ido olvidando a sus familiares fallecidos pero también porque hay familias de inmigrantes que llegaron en el siglo XIX por la Revolución Industrial, algunas de origen alemán, por lo que ya no existen familiares.
Según lo informó Francisco Javier Curiel García, administrador de los panteones municipales, el Panteón de Oriente tiene un total de 72 mil 100 lotes, el 66 por ciento de estos representa una problemática debido a que por años no se han regularizado, es decir, tan solo 25 mil 300 lotes están cumpliendo con el pago anual.
En 156 años del Panteón ya no hay lotes desocupados, por lo que se ha iniciado un censo de las sepulturas que se encuentran abandonadas. Físicamente están recorriendo lote por lote, línea por línea, para identificar cuáles son las sepulturas a las que no se les ve ninguna atención, después revisarán en los sistemas y libros para verificar que realmente esas tumbas estén abandonadas, que no tengan dueño.
Por mes están realizando cerca de 15 exhumaciones, pues el Reglamento de Panteones dice que pueden exhumar restos secos o áridos después de los siete años de haberse sepultado.
Dijo que están haciendo las exhumaciones para proponerle a la ciudadanía que los lotes que tienen ocupados los pueden reutilizar.

Obra de Benigno Montoya
Dentro del Panteón está el Museo de Arte Funerario Benigno Montoya, cuyas obras se ven en el lugar desde finales del siglo XIX, para el año de 1890, mausoleos, esculturas, pero principalmente ángeles, dejaron su firma en el Panteón, esto fue platicado por José Alonso Martínez Barrios, historiador y coordinador del Museo.
Para el resguardo de estas obras debe haber un trabajo en conjunto con el Instituto Nacional de Antropología e Historia.
El año pasado se efectuó un trabajo de limpia. Aunque muchas se ven abandonas y otras inclusive destruidas, no se puede hacer nada pues son propiedad privada.
Una de las obras emblemáticas y que se ha convertido en toda una leyenda es el “Ángel Juanito”, pues la gente tiene la creencia de que los va a ayudar en el aspecto amoroso y por eso le dejan paletas y juguetes, lo que propicia que la pieza se dañe.
La tumba tiene el nombre de Juan N. Contreras con fecha de 24 de marzo de 1893, un tigre de peluche y algunas flores, el ángel está mirando hacia el cielo y sostiene una cruz en la mano, su estómago está descubierto y se dice que si le soban su pancita entonces cumplirá el deseo de amor.

Saqueos
Un ángel, parte de la obra de Benigno Montoya, fue robado del Panteón, por eso es necesario que exista custodia permanente.
El administrador del Panteón señaló que han pedido apoyo a Seguridad Pública, tanto del municipio como del estado, por lo que sí se han realizado más rondines, pero están buscando que quede seguridad de planta, pues así lo requiere el Museo de Arte Funerario Benigno Montoya, ya que hay obras muy valiosas.
Mencionó que, por disposición, la puerta se cierra a las 6 de la tarde, ya no entra nadie, por lo que si alguien se llega a meter sería únicamente brincándose.

Brujería
En ocho años que tiene el señor José Luis Serrano trabajando como albañil exhumador, ha encontrado una infinidad de cosas extrañas al momento de cavar las fosas, como muñecos, fotos y frascos, lo que ya se ha convertido en algo normal para todos los que ahí trabajan, ya que las encuentran a diario.
Coincidió en esto Curiel García, administrador del Panteón, quien dijo que en los procesos de limpieza y sacando los escombros, han encontrado muchas cosas como monos de seda negra, monos hechos con medias, muñecos con alfileres.
También el guía que hace los recorridos en el Panteón para mostrar la obra de Benigno Montoya ha encontrado restos de algunas gallinas u otros elementos.

Experiencias paranormales
Francisco Javier Curiel García manifestó que a él no le ha tocado ver nada inusual en el Panteón, pero que sí hay muchas historias y algunas están comprobadas, pues los trabajadores tienen una foto donde aseguran que hay un pequeño fantasma, pues se alcanza a ver un niño de tres o cuatro años.
“Han visto fantasmas, ven sombras, son puros dichos”.
José Luis Serrano hace tanto inhumaciones como exhumaciones, esto último es lo que sienten más, pues han llegado a sacar cuerpos que no están del todo descompuestos.
Comentó que las vivencias paranormales son cuestión de cada quien, pero que han llegado a ver siluetas y con el nervio no les queda más que echarse a correr.
“Nos detenemos para observar bien para ver si ahí están, pero no, no es nadie”.

No Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.