Loading

Igualdad laboral, asignatura pendiente: Miguel Bermúdez


Durango ha avanzado para superar la brecha salarial entre el hombre y la mujer ya que en promedio en el País es del 50 por ciento, aquí únicamente es del 30, a pesar de que la Ley Federal del Trabajo obliga al mismo pago por igual trabajo.
Miguel Bermúdez Quiñones, delegado del Trabajo habló de que es necesario que los empleadores se sensibilicen más.
“Existe marginación aún para que las féminas ocupen puestos de trabajo con mayor responsabilidad. Se ha avanzado, pero no lo suficiente”.
Afirmó el funcionario que los patrones, cuando tienen que recortar a personal, optan en un 80 por ciento por despedir a la mujer y sólo un 20 por ciento a los hombres, a pesar de que la mujer percibe un 30 por ciento menos de salario.
Además de que en las empresas ocupan sólo el 22 por ciento de puestos directivos y de medios mandos, cuando al hombre se le asigna el 78 por ciento.
De acuerdo a cifras de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social en Durango, las mujeres se han incorporado a actividades laborales que antes – tradicionalmente – estaban destinadas para los hombres, como la minería, de tres años a la fecha, empresas como Mina Real del Oro, Primero Compañía Minera, First Majestic, etc., han contratado personal femenino para sus áreas operativas.
Aquí en Durango del total de trabajadores mineros un 20 por ciento ya es ocupada por las mujeres y por estadísticas de la Secretaría del Trabajo solo un uno por ciento de accidentes que se presentan en la industria minera en Durango participan mujeres y ninguno de ellos ha sido fatal.
Bermúdez Quiñones detalló cómo en la industria de la construcción cada vez son más las profesionistas mujeres, ingenieras, arquitectas, quienes se integran a esas labores, no así en el trabajo pesado, que continúa siendo para los hombres, por la naturaleza de la labor que realizan. Debe decirse que los propios empresarios ponderan la responsabilidad de las mujeres en su trabajo, su deseo de superación, su disciplina para cumplir las labores encomendadas y sobre todo su alta productividad, además de que no hacen “ San Lunes”,”no tienen flojeritis aguda”.
Otras actividades antes de hombres y ahora ya ocupada por las mujeres lo es la de choferes del transporte urbano, mujeres policías, supervisoras de líneas de producción en la industria maquiladora, agentes de tránsito, mujeres tablajeras, plomeras, mecánicas, mujeres encargadas de labores de seguridad personal.
Por mediciones en productividad, el delegado afirmó que “las mujeres son hasta 30 por ciento más productivas que los hombres, ello les permite más estabilidad en los empleos, haciendo que la capacitación por parte de los empresarios sea una inversión y no un gasto como sucede con algunos de los trabajadores, por su permanencia en el empleo”.
Sobre los principales problemas que enfrenta la mujer en el mundo del trabajo, lo está el acoso laboral, menor salario, deserción en los centros de trabajo por la atención a sus hijos, son situaciones del día a día de la mujer trabajadora, más en esta última circunstancia cuando la mujer es padre y madre y afronta el problema de la atención de sus menores hijos “del dónde dejarlos para ir a trabajar”.
Otra de las situaciones que ha detectado la Secretaría en los centros de trabajo y donde trabajadoras se acercan a la autoridad para hacer de su conocimiento es la del acoso por parte de los hombres hacía la mujer, acoso que llegan en los centros de trabajo a porcentajes de hasta un 35 por ciento.
Recordó Miguel Bermúdez que en el estado de Durango el número de mujeres ocupadas es de 183 mil 799 al cierre de 2016 y de ellas poco más de 26 mil ganan únicamente un salario mínimo. De esta cifra 24 mil 400 personas que se dedican al trabajo doméstico remunerado en el hogar, la mayoría de ellas, sin ninguna prestación, “otra asignatura pendiente”.
Hizo hincapié en el avance que se ha tenido en la incorporación de estos trabajadores a la formalidad, ya que de un año a la fecha del 25 por ciento que se encontraban aseguradas se ha avanzado al 40 por ciento de trabajadoras domésticas que ya cuentan con seguridad social.
Finalmente, dio a conocer un dato preocupante: en Durango la mujer percibe hasta 30 por ciento menos sueldo que el hombre por el mismo trabajo, ¿y a qué se debe esto?, se cuestionó y responde “más que nada que aún existe discriminación por parte del patrón tradicionalista que estereotipa a la mujer en el hogar que aún no asimila los tiempos modernos, los tiempos de las necesidad y de la oportunidad para que la mujer trabaje”, a pesar de que la mujer es hasta un 30 por ciento más productiva que los hombres.

Comenta con Facebook