Loading

La Iglesia se mantiene por sus hijos

La Iglesia no cobra por los sacramentos, solo se pide un estipendio para el sostenimiento y gastos del templo, dice la vocería de la Arquidiócesis, al comentar sobre la forma en que se realizan misas especiales para bodas, quince años u otras ceremonias.
Todas las misas en la Iglesia Católica que se realizan bajo encargo sean bodas, bautizos, primera comunión, confirmaciones, funerales, u otras, tienen un costo que varía según la iglesia donde se realice, pero que puede alcanzar los 3 mil pesos.
El cobro de los sacramentos se ha puesto en duda tras las declaraciones del Papa Francisco en el 2014, cuando denunció que algunas parroquias se convierten en “casas de negocio” y hacen pagar por celebrar sacramentos durante la homilía.
“Cuántas veces entramos en una iglesia, aún hoy, y hemos visto la lista de los precios para el bautismo, la bendición, las intenciones para la Misa. Y el pueblo se escandaliza”, expuso el Papa.
Aseguro así que el cobro de los sacramentos resulta algo “escandaloso” pus las misas, dijo, son gratuitas y nadie está obligado a pagar por ellas. “La salvación ni tiene precio ni se puede pagar con dinero”, pero además manifestó que los feligreses deben tener el valor de decirles a los sacerdotes que cobrar es un pecado.
En esta investigación especial recorrimos algunas iglesias de Durango, las que se dice son más concurridas, y otras que se ubican en colonias populares para conocer el costo que le dan a las bodas y bautizos.
Por ejemplo, casarse en el templo de San Agustín la misa cuesta 3 mil pesos, se separa la fecha con mil pesos de anticipo y el resto se tiene que liquidar por lo menos 1 días antes de la ceremonia, esto incluye el arreglo floral, alfombra, reclinatorios ya vestidos y organista, el paquete tiene el mismo precio aunque se quiten las flores u otra cosa.
En Catedral, la misa de boda tiene un costo de 3 mil pesos, e incluye únicamente al cantor.
Casarse en el templo de Santa Ana tiene un costo de mil 800 pesos, incluye la misa, alfombra y reclinatorios, es el costo del sacramento.
A estos costos se suma la licencia de traslado que cuesta en algunos templos 500 pesos, esto es cuando las parejas corresponden a otros templos por su zona de residencia, pero desean casarse en otra.
“Le incluye el Padre” respondieron en el templo de Santa Cecilia, ubicado en el fraccionamiento La Forestal, al informar que el costo de la misa es de 1,200 pesos, y en el templo de San Marcos, ubicado en el fraccionamiento con el mismo nombre, tiene un costo de mil pesos.
Bautizar en el templo de Santa Ana tiene un costo de 330 pesos, mientras que la Divina Providencia tiene un valor de 200 pesos al igual que en la parroquia Santo Niño de Atocha, colonia Benjamín Méndez, también en el Santuario son 200 pesos por la boleta.

No se cobran los sacramentos, se piden estipendios para el sacerdote
Noé Soto, vocero de la Arquidiócesis, dijo que con los 7 sacramentos se tiene un camino, una vía de acceso a Dios.
“Efectivamente, como dijo el Papa, los sacramentos no se deben de cobrar, y esto es algo que tenemos nosotros muy claro”, expresó.
Comentó que el sacramento como tal debe ser gratuito, pues en la Biblia dice “gratis lo han recibido, gratis lo tienen que ofrecer”, en esa medida dijo que todos los sacramentos deben ofrecerse gratis.
Es por esto que explico el porqué de los cobros, dijo se piden “estipendios” que son aportaciones económicas, para secretaria o para gastos del templo o de traslado.
Por ejemplo, mencionó, hay sacerdotes que están en comunidades rurales, y para ir a un pueblo viajan entre dos o tres horas, dijo que el sacerdote tiene sus gastos, tiene que gastar en gasolina, inversión de tiempo, desgaste, comida, y por eso es que muchas veces se pide el estipendio.
Indicó que lo que se pide son gastos de secretaria, pues, por ejemplo, si van a bautizar hay una secretaria que se encarga de la revisión de documentos, personas que se encargan de dar charlas sacramentales, y por eso se pide una “cuota de recuperación”.
El mantenimiento de los templos también tiene su costo, al igual pagan luz, agua y otras cosas que dijo pagan normalmente los ciudadanos en sus hogares.
“No se cobra el sacramento, se pide el estipendio para el servicio del sacerdote”
El padre Noé informó que hay una normatividad de la Arquidiócesis de Durango que regula los costos, para que no haya abusos.
Se le preguntó qué pasa si se acerca una pareja con la intención de bautizar a su hijo pero no tienen dinero para pagar la misa, respondió que deben tener acceso al sacramento y el sacerdote debe ser consciente que dependiendo de cada situación y circunstancia se debe ofrecer el sacramento indiscutiblemente si se puede o no pagar.

Evelyn Hernández se dedica desde hace años a dar pláticas prematrimoniales de manera gratuita, comentó que los sacramentos son un regalo y deben de ser para la gente que los pide, en cualquier estrato social en el que se encuentre, de eso, dijo, es de lo que habla el Papa, que los sacramentos estén accesibles a quien los pida.
Mencionó que solo en algunos sacramentos se pide la aportación económica, al ser una ceremonia, dijo que este recurso se requiere por los gastos que las iglesias tienen.
“Hay mucha gente que se queja de los cobros en los bautizos o a veces también se esperan para bautizar hasta que hagan una pachangona, cuando la idea es que no se requiere de una fiesta”, expresó.
Declaró que los sacerdotes tienen sus gastos propios, en las parroquias pago de agua, luz, por lo que deben de tener por parte de los “hijos de las iglesias” el apoyo, dijo también que la arquitectura de templos como la Catedral requiere de mantenimiento especial, de renovaciones.
Comentó que hay iglesias que están en el “top” de las parejas para casarse, y por eso es que se pide a las parejas den una donación a los templos donde pertenecen por su lugar de vivienda para que los padres puedan tener recurso también.
“Pensamos en el dinero y creemos que el dinero no tiene nada que ver con la iglesia pero la iglesia también se mantiene, mantenemos nosotros a nuestros sacerdotes y los gastos que existen”, aseguró Evelyn.
Todos estos gastos, dijo, son explicados a las parejas, quienes afirmó logran entender por qué los costos de las misas, pues cuestan el papeleo, las amonestaciones, el trabajo de las secretarias.
“Cuando a las parejas se les explica, dicen que sí, todo tiene un costo, cuando piensas en los costos que podría tener cada cosa ya no son tantos”.

Comenta con Facebook