Loading

Mi vida antes de la discapacidad

1-historia-1
Fue mesero hasta que le detectaron diabetes
Antes de que la amputaran una pierna, Jesús Saucedo Rosales fue siempre cocinero.
En la actualidad tiene 61 años y narra que comenzó con esta profesión en la Central de Autobuses y después en restaurantes como La Fogata, La Majada y El Gobernador (antes Presidente); luego emigró a Ciudad Juárez, donde, durante 35 años, también se desempeñó como cocinero.
Fue hace poco que le descubrieron diabetes, enfermedad que le provocó la amputación de su pierna.
A su enfermedad se le sumó el que haya perdido a su familia, lo cual lo orilla a regresar a su ciudad de origen, donde cuenta con una hermana.
A pesar de ser jubilado, no le alcanza para sostenerse, por lo cual acude a la venta de dulces, una tarea que, comenta, es difícil, sin embargo siempre sale con una buena actitud.
1-historia-2
Bolea zapatos desde que perdió una pierna
Tomas Zamorano Ramos siempre se dedicó a diferentes oficios, como a la matanza de animales, albañil, carnicero, pescadería, etcétera.
Actualmente cuenta con 65 años de edad, y a los 62, estando en su casa, se encajó un clavo provocándole una gangrena, por lo cual le amputaron una pierna.
Actualmente es bolero en el excuartel Juárez, refugiándose en este oficio para poder sostenerse y cubrir todas sus necesidades.
Una tarea no fácil, pero, vacilando, Don Jesús dice: “¿a dónde más voy?, si batallo para andar, mejor aquí en mi bolería feliz”.
1-historia-3
Lleva 25 años en el ambulantaje
Gabriel Fernández Gámiz cuenta con 52 años de edad. Desde pequeño sufre de debilidad visual, pero la fe siempre le ayudó.
Cuando empezó a querer trabajar, fue a una escuela para invidentes.
“Lo más difícil para mí fue el no poder escribir. Actualmente sí lo hago”.
Dice que la convivencia con las demás personas no fue tan difícil, ya que nunca dejó que lo afectaran por algún tipo de discriminación.
A la fecha, lleva 25 años como vendedor ambulante.
“Gracias a Dios mi familia me apoya”.
A Gabriel lo que mas le apasiona es la música y cuando no vende dulces se dedica a tocar el acordeón, instrumento musical que aprendió por su cuenta. Practica experimentando notas y acordes, agradeciendo siempre a Dios.

Comenta con Facebook