Loading

Recaudan fondos para ayudar a niños con cáncer

La fundación vende cada sábado gordas y burritos

Alicia Rodríguez Álvarez
De rojo, de chicharrón prensado, rajas con queso, picadillo y demás guisos, Fundación Semilla realiza venta de gorditas y burritos con un único propósito, ayudar a cuatro niños de escasos recursos que luchan contra el cáncer.
Janeth Payán, presidenta de la Fundación, explicó que ya llevan cinco sábados realizando esta venta y se han logrado recaudar más de 20 mil pesos para Rafael de once años, Miriam de nueve años, Elecio de 12 años y Anita de cinco años. Todos ellos luchan contra el cáncer, y algunas instituciones públicas cubren los gastos del tratamiento del cáncer, pero estas familias son de escasos recursos y no tienen ingreso para costear sus gastos diarios, pues se trata de padres de familia con varios hijos que atender.
En ese sentido, Janeth explicó que toda la ganancia que les deja la venta de gorditas y burritos va para apoyar a estas familias a sobrellevar de una mejor manera por lo que están pasando. Tres de los casos que están ayudando son familias de origen indígena, uno más, el de Anita, es un caso de la capital.
Explicó que en específico Anita necesita ayuda para costear dos hemodiálisis, pues semanalmente le realizan dos, pero el DIF solo cubre el costo de seis al mes, por lo que sus padres tienen que pagar las dos que restan, y ninguno de los dos tiene trabajo.
Janeth señaló que los sábados 24 y 31 de marzo no abrirán la venta de gorditas porque baja mucho la clientela a causa del periodo vacacional, pero a partir del sábado 7 de abril estarán retomando la venta todos los sábados con un horario de 9:00 horas a 16:00 horas y un costo de quince pesos por gordita o burrito.
Abundó en que las mujeres que están despachando las gorditas son las mamás de los niños que están recibiendo tratamiento contra el cáncer y además de atender en el lugar se atienden pedidos por teléfono al 8 17 53 59 para quien solo quiera pasar a recoger sus alimentos.
Así, Janeth subrayó que esperan el apoyo de la ciudadanía, porque se trata de familias que muchas veces no tienen dinero ni siquiera para trasladarse del hospital a su casa después del tratamiento de quimioterapia y esto los obliga a irse caminando y desgastar aún más al menor.

Comenta con Facebook