MINUTO X MINUTO

Riesgos de cirugías estéticas “baratas”

Riesgos de cirugías estéticas “baratas”


1-infografia
Cuando tenía 14 años, Jorge decidió que no podía seguir viviendo como hombre, ahí nació “Kendra” y la necesidad de modificar su cuerpo para verse como siempre lo había soñado: curvas pronunciadas, senos y nariz respingada se convirtieron en sus principales objetivos.
Escuchó de un médico que venía de Guadalajara, atendía en domicilio particular solamente durante una semana cada seis o siete meses, le recomendaron inyecciones de ácido hialurónico para aumentar sus glúteos y consiguió una cita para ello, pagó 30 mil pesos y a primera vista lucía fascinante.
Pero Kendra cayó en manos de un “médico” sin escrúpulos, que en realidad le inyectó aceite de cocina y el resultado ha sido un verdadero calvario que lo ha llevado a someterse a cuatro operaciones quirúrgicas ante el riesgo de perder la movilidad de sus piernas y que además el líquido se haya propagado a otros lugares.

Charlatanes
Dentro de la cirugía plástica y la cosmetología, se presenta el problema de los “charlatanes”.
Soledad Ruiz Canaán, titular del Instituto de Salud Mental del Estado de Durango (ISMED) declaró que hay quienes tienen lugares donde atienden con mínima higiene, lo que puede representar serios problemas.
Señaló que hay graves consecuencias por el uso de sustancias que no son aptas para el organismo, inclusive informó que ha tenido pacientes que han ido con personas a que les inyecten sustancias desconocidas y a consecuencia de eso han pasado por cirugías dolorosas, y la deformación que esto deja por prestarse a lo barato y los charlatanes.
“A la gente hay que decirle que siempre busque que estén autorizados o certificados por la Coprised, para que cumplan con los requisitos necesarios”.
Destacó el trabajo de los cirujanos reales, quienes hacen trabajos extraordinarios con pacientes con malformaciones congénitas, paladar hendido o quemaduras.
“Algunos médicos o algunas personas están en búsqueda de un bienestar económico pero también hay médicos brillantes con ética”.
En Durango la Coprised trabaja para prevenir riesgos sanitarios, por lo que cuentan con verificadores para todos los establecimientos que representen un riesgo para la salud.
El comisionado estatal, Crescencio Beltrán Beltrán, dio a conocer que se tienen solo ocho médicos especialistas en medicina constructiva certificados en Durango capital, los cuales ya se verificaron, donde hay un responsable con médico titulado y cédula profesional así como la certificación de los consejos de médicos profesionistas.
“Cualquier intervención tiene un riesgo pero esto aumenta cuando no están certificados, cuando están tratando de adquirir un negocio fuera de la normatividad”.
Declaró que la Coprised no busca en las colonias, ni en la ciudad o calles, sino que actúan más bien por denuncias y ante complicaciones, pues necesitan ordenamiento para entrar a los domicilios.
“Hasta ahorita tenemos esos ocho que están en condiciones, ignoramos si hay más porque no ha habido denuncia o queja para poder actuar”.
Señaló que el riesgo está desde quienes acuden a tatuarse las cejas o los parpados a algún salón de belleza, pues la higiene no siempre es la correcta e incluso hay quien hace uso de las mismas agujas.
El diputado y secretario de la Comisión de Salud Pública del Estado, Rigoberto Quiñones, habló también sobre este tema. Dijo que quizá en Durango no se presenta tanto la situación como en otros estados, aunque sí ha ido en aumento la demanda.
“Se tiene que regular y revisar que se cuente con los instrumentos adecuados, pero sobretodo con los certificados”.
Refirió que es alarmante que se llegue a caer en manos de personas “charlatanes” que quizá no sean profesionales en salud, por esto pidió a quienes quieran hacerse algún procedimiento que verifiquen primero en manos de quién estarán, que verifiquen la cedula profesional y tengan en cuenta los riesgos a los que se someten.

Patologías psicolÓgicas en búsqueda de aprobación social, el otro lado de las cirugías
Tiene 17 años y su sueño es operarse las “bubis”.
Tania espera ser mayor de edad y juntar el dinero para operarse los senos, eso ha querido desde hace tiempo y espera lograrlo pronto. Dice estar cansada de ser “plana”, quiere mostrar el escote y usar la ropa que tanto desea.
La cirugía, a decir de Ruiz Canaán, no debe estar al alcance de todos.
Comentó que el procedimiento trae consigo ventajas y desventajas por lo que dijo es importante que cuando alguien quiere someterse a una intervención tenga respaldo de psiquiatra o psicólogo, como parte del equipo que los cirujanos plásticos deben de tener a la mano para saber quiénes están autorizados y quiénes no.
Señaló que en la ética profesional los médicos especialistas deben de tener en claro que debe prevalecer la ética, pues, aunque sea un negocio, se debe entender que hay personas no aptas para cirugía.
Para esto, indicó que se deben hacer estudios de perfil psicológico para saber si la persona tiene algún trastorno de personalidad, baja autoestima o dismorfofobia, cuando no se ven como de verdad son.
Por el hecho de que cada vez más hombres y mujeres piensan desde edades tempranas en modificar sus cuerpos, comentó que cuando la gente tiene vacíos espirituales y emocionales o cuando en sus casas solo reciben cosas materiales se dan los seguimientos de modas y los estándares de belleza, sin fortalecer el interior.
Y es que las cirugías están tan a la mano de todos y los estándares de belleza han puesto altos modelos a seguir, que también existen a quienes se les hace una adicción el someterse a cirugías y tratamientos de belleza para lograr la “perfección”, ahí es donde la titular del ISMED aseguró que los cirujanos deben saber hasta dónde hacen un bien y hasta dónde es un daño.
Enfatizó que las cirugías plásticas son un riesgo como cualquier cirugía.
“Es como las adicciones, cada vez quieren más y más, buscando estándares de aprobación en la sociedad”.

No Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.