Se atiende a 287 niños con cáncer



El cáncer infantil es una prioridad para la Secretaría de Salud en el Estado, ya que representa uno de los retos en atención especializada sobre todo de personas entre los cinco y 14 años, quienes merecen una detección oportuna y servicio de calidad.
El secretario de Salud en el estado, César Franco Mariscal, destacó que con base al programa de trabajo en salud impulsado en la administración del gobernador José Aispuro Torres, Durango es uno de los pocos estados que cuenta con una atención integral para pacientes infantiles con cáncer, derivado del esfuerzo humano y especializado que se brinda en el Centro Estatal de Cancerología, Unidad Médica Acreditada para la atención de hematopatías malignas y tumores sólidos dentro y fuera del sistema nervioso central.
A nivel nacional se tiene un estimado entre los 5 mil y 6 mil casos de cáncer detectados anualmente, siendo las leucemias el padecimiento más frecuente con un 52 por ciento del total de casos, seguido por los linfomas y tumores del sistema nervioso central con un 10 por ciento, respectivamente, de los cuales solo el 56 por ciento de los pacientes diagnosticados sobrevive.
Recalcó que se tiene el compromiso de darle una atención prioritaria a los niños por ser una de las causas por las que cada vez mueren más niños en el país y el mundo, ya que desafortunadamente el mayor porcentaje de los casos en menores de edad se diagnostican en forma tardía, disminuyendo de manera importante la posibilidad de curarse por no identificar los síntomas por parte de alguno de los familiares.
Desde el año 2010 a la fecha se han atendido 287 casos de cáncer infantil con un promedio anual de 43 casos anuales, de los cuales 18 son foráneos, y cuyo mayor porcentaje se presenta en varones, por lo que es importante capacitar al personal para poder trascender, pero sobre todo para prevenir estos padecimientos que son tan fuertes, con muchas complicaciones y que afectan tanto a los niños o adolescentes, como a sus familias y núcleos sociales, porque el objetivo es la detección oportuna para evitar datos lamentables como la muerte de los pequeños.
“Detectar a tiempo el cáncer cambia la historia, por ello nuestros programas tienen como uno de sus objetivos disminuir la mortalidad, y para lograrlo hay que fortalecer uno de los pilares estructurales de la atención primaria por medio de la búsqueda intencionada, lo que incrementa la probabilidad de sobrevida y disminuye el tiempo y costos de atención”.
Finalmente, recomendó poner atención especial cuando los niños presentan dolor de cabeza, palidez, fatiga o cansancio constante, luz blanca en uno o ambos ojos, sangrado de encías, crecimiento de abdomen, bolitas en el cuello, axilas e ingles, sudoración abundante, fiebre sin causa aparente, mareo, bizcos, secreción en oído, dolor de huesos y articulaciones, sangrado de nariz, puntos rojos en la piel, moretones y tropezones constantes, ya que son los principales signos de algún padecimiento cancerígeno que debe atenderse de inmediato por el personal de salud.

No Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.