Loading

Se promocionan con la imagen de la virgen


El catolicismo en la mayor parte del territorio mexicano está presente, previo a la máxima celebración de fe, como lo es el 12 de diciembre en donde se celebra la aparición de la Virgen María, sin embargo, también para esta ocasión, en las manifestaciones de fe, hay quienes usan la imagen de la Virgen para promocionarse.
En este sentido, el padre Martín Gómez Rodríguez, con más de 29 años en el ministerio sacerdotal y representante de la Iglesia Católica y párroco de Amor Misericordioso, reconoce que en una de las máximas expresiones de fe hay quienes se aprovechan del momento para hacerse promoción, y no tanto por manifestar su religiosidad.
“Efectivamente, puede ser y lo palpamos, es un sentir social que hay grupos, negocios, organizaciones civiles, políticos, líderes sindicales, líderes en general que aprovechan esto para hacer alguna promoción hacia ellos, o de sus objetivos; pero también quiero decirles que estos líderes de todos estos grupos, los políticos, son solo ellos, las masas que arrastran seguir el sentir social, sí lo hacen por fe”, dijo el padre Martín.
Comentó que quienes siguen a estos líderes, a estos representantes de los grupos, organizaciones, entre otros, van a demostrar su fe a ese poder sobrenatural, van a descargar su dolor, van por sus ilusiones, aunque, sin duda, hay quienes se aprovechan de todas estas circunstancias; esta situación se ve en las peregrinaciones que se realizan hacia el Santuario de Guadalupe previo y durante la celebración a la Virgen.
El padre Martín comentó que hoy día es un enorme reto para los representantes, para los ministros de la iglesia, en torno a que todos aquellos que acuden a estas manifestaciones de religiosidad, sobre todo en estas fechas, el mensaje es que profundicen su fe.
“Y es que lamentablemente no conocen su fe, mezclamos muchos vicios, desviaciones, supersticiones, o imágenes de un Dios equivocado; y por otro lado, la devoción a la Virgen, a un santo, o a otra imagen, tienen que llevarnos a ser más personas de compromiso social, de transformar este mundo, de ser honestos, trabajadores, de servir, pues de lo contrario todo lo demás quedará en muchas superficialidades, y es que a veces somos superficiales como grupos, como políticos, como religiosos y hasta como católicos, por lo que sin duda nos falta mucho por hacer”.

DEVOCIÓN
El padre Martín comentó para este medio de comunicación que en Durango hay una gran efervescencia de religiosidad popular y muy arraigada, por lo que, dijo, ese es un buen síntoma de manifestar la fe, sin embargo, el Papa Francisco les hizo la encomienda de diferenciar a los cristianos constantes que son los menos, y los cristianos de ocasión, estos son de eventos, bodas, funerales, bautizos, esos son precisamente los dos tipos de cristianos, aunque también dijo “unos y otros tenemos una gran religiosidad, y es parte de nuestra cultura mexicana, heredada de nuestros abuelos”.
“Hay que decirlo con cierto dolor, pero quizá la mayoría de los católicos asisten a misa por una costumbre o por un contexto personal sociológico, es muy fácil decir, es que yo nací católico, eso me heredaron mis padres, sin embargo, podemos decir, que accidentalmente nacimos católicos, por lo que se busca que ese ser católico social se convierta en un ser católico personal y por una decisión propia porque he conocido a Jesucristo”, dijo el padre Gómez Rodríguez.
Precisó que para que una persona se encuentre con Jesús es un trabajo muy difícil, que a veces no se logra en la Iglesia Católica en 20 años, sin embargo, iglesias protestantes sí lo logran en un mes, “y podemos decir, por qué se van los católicos, pues por un desconocimiento de su fe”.
En torno a la celebración a la Virgen de Guadalupe, el padre Martín comentó que la mayoría de la gente, en esas procesiones, en esas peregrinaciones, busca el sentido de su fe, porque el Espíritu Santo empuja al creyente a buscar una trascendencia que existe. Hay quienes van a buscar la dignidad perdida.
“Los santos, pero la Virgen más, nos dan esperanza en todos los aspectos”.

PEREGRINACIONES
Las peregrinaciones iniciaron en la Iglesia antes de la paz otorgada por el emperador Constantino en el 313, aunque aumentaron considerablemente cuando la Iglesia gozó de paz y libertad en el Imperio Romano.
Las más antiguas peregrinaciones cristianas tenían como destino Roma y Tierra Santa como a las tumbas de los mártires.
La más famosa de las peregrinas de esa época fue una española de nombre Egeria, quien nos narra cómo se celebraban estas peregrinaciones en Tierra Santa en el siglo IV.
Las peregrinaciones en honor a la Bienaventurada Virgen María cobran fuerza entre los siglos V-VII principalmente en Nazareth.
Pero, no es sino hasta los siglos XIV-XVII cuando lograron su más alto esplendor y participación.
La peregrinación nos ofrece la posibilidad de reencontramos con nuestra propia historia cristiana, nuestra realidad transitoria en este mundo. Pero la nota característica es la forma festiva y gozosa de estas peregrinaciones, que ha de recordarnos que nuestro peregrinar hacia Dios no debe, ni puede ser lastimoso ni triste.
Así pues, las peregrinaciones favorecen la práctica de los valores cristianos, estimulan un culto integral a Dios (ver, oír, cantar, escuchar, tocar, convivir, etc.). Nos dispone a ser agradecidos y ante todo nos recuerda nuestra común subsistencia y la necesidad de una salvación comunitaria.

Comenta con Facebook