Loading

Sueñan con tener un hijo


Pese a que Durango sufre de altos índices de embarazos en adolescentes o no deseados, existe el otro extremo, parejas que quieren tener un hijo pero no pueden, o mujeres solteras que desean ser madres y tampoco tienen al alcance una clínica de donación de espermas.
En Durango no existe una sola clínica que lleve a cabo procedimientos de alta complejidad en reproducción asistida, pero tampoco se les permite a las mujeres solteras ingresar a un programa para obtener un embarazo.

FERTILIDAD
Jaime Ayala Barragán, ginecólogo y especialista en fertilidad del Hospital Materno Infantil, explica qué tiene para ofrecer el sector salud. De entrada, los problemas de fertilidad aquejan a los dos géneros por igual, no hay mayor prevalencia ni en el hombre ni en la mujer.
Lo que sucede en el sector salud es que se les ofrece a las parejas tratamientos para ayudarlas a tener un bebé. No se trata de llegar y simplemente asegurar que no pueden concebir y de inmediato entrar en un programa de fertilidad. El proceso es mucho más complejo, lo primero es realizar estudios en los dos, si una de las partes se opone entonces no se le puede brindar atención a la pareja, pues hay que revisar que todo esté bien.
¿Por qué ese es el primer paso?, sucede que a veces solo se trata de un problema de hábitos, por ejemplo, obesidad que limita la capacidad de tener hijos, de manera que someterse a una dieta y llevar una vida saludable es suficiente para que la pareja pueda conseguir un embarazo.
Hay otros casos en los que se detectan enfermedades que tienen que recibir tratamiento para lograr el embarazo, también se ofrecen tratamientos farmacológicos para estimular la ovulación y en casos más extremos se tiene que llegar a cirugías bajo procedimientos endoscópicos.
A todo esto tienen acceso las parejas que estén teniendo problemas para conseguir un embarazo, pero en el caso de las mujeres que no estén interesadas en tener una pareja, pero sí en tener un hijo no hay atención más que en una clínica particular.

TÉCNICAS DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA
Según la Organización Mundial de la Salud, las técnicas de reproducción asistida se definen como todos los tratamientos o procedimientos que incluyen la manipulación tanto de ovocitos como de espermatozoides o embriones humanos para el establecimiento de un embarazo.
“No hay todavía una legislación adecuada en reproducción asistida y eso crea un vacío, hay muchas situaciones, mujeres solteras que solicitan por inseminación o donación la posibilidad de un embarazo y hay quienes por situaciones médicas pueden requerir de los servicios de maternidad subrogada que ahorita está causando mucha polémica, no solo a nivel nacional sino a nivel mundial”, explicó Ayala Barragán.
La Ley de Reproducción Asistida tiene años de trabajo pero en realidad aún no existe, sin embargo actualmente se practican técnicas de reproducción asistida de baja y alta complejidad. En Durango solo se realizan algunas de las primeras, quien necesite algo más sofisticado tiene que buscarlo fuera de la entidad.
Indiscutiblemente el acceso a técnicas de reproducción asistida no está al alcance de todos, algunas instituciones de salud pública ofrecen la inseminación artificial, no es el caso del sector salud de Gobierno del Estado, sino más bien de las instituciones que pertenecen a la federación: ISSSTE o IMSS.
Hay dos instituciones que ofrecen técnicas de alta complejidad por parte del sector salud, como lo es la fertilización in vitro, el Instituto Nacional de Perinatología y el Hospital 20 de Noviembre del ISSSTE, los dos en Ciudad de México, explicó el especialista en fertilidad.
Se trata de operaciones costosas, que mayormente se realizan en clínicas particulares, por poner un ejemplo, únicamente el tratamiento en medicamentos implica un gasto de 40 mil pesos.

VACÍO LEGAL
En la legislación estatal las disposiciones para reglamentar las técnicas de reproducción asistida no se han contemplado, reconoció Mar Grecia Oliva Guerrero, diputada local.
En México operan muchos bancos de espermas, clínicas que reciben estas donaciones, pero lo hacen bajo su propia reglamentación, pues a nivel federal tampoco existe legislación en la materia.
¿Cómo se reglamentan?, las mismas clínicas deciden que los donantes no pueden tener contacto posterior con la mujer que recibirá el esperma, por ejemplo. Se firma la renuncia de cualquier derecho de paternidad, en pocas palabras, cada clínica se hace sus propias reglas.
Esta maternidad asistida responde a las parejas que no pueden tener hijos y que necesitan apoyo, pero también se da el caso de la maternidad subrogada. En México solamente cuatro estados tienen legislación al respecto, dos de ellos la permiten, Tabasco y Sinaloa; y los otros dos la prohíben, Coahuila y Querétaro, en el resto del país hay un vacío legal.
Consideró que la mayoría de las personas, cuando se trata de la paternidad, asimilan el tema muy fácilmente, pues asumen que el donante de esperma no tiene por qué reclamar sus derechos, pero en el caso de la maternidad, muchos se inclinan porque, si al final del embarazo ella quiere tener derechos siempre se deben salvaguardar, sin duda una controversia.
“Mientras no queramos entrarle a este tema pues es algo que va a quedar suelto, hoy por hoy no está prohibido que en Durango haya clínicas de esta naturaleza, no tenemos el reporte de que existan”, mencionó.
Reconoció que hay muchas parejas heterosexuales que buscan estos métodos, si no es aquí, en otros lugares, en Estados Unidos o en la Ciudad de México operan bancos de esperma y clínicas que permiten esta maternidad.
“Yo creo que es necesario legislar todos los aspectos que competen a la vida, no lo hemos hecho porque no hay una demanda alta”, agregó.
Conforme se vayan haciendo públicos estos avances de la tecnología, conforme la generación de los millennials entren a la etapa en la que quieren tener hijos, van a buscar este tipo de alternativas y como legisladores tienen que anticiparse.
Consideró que es un tema en el que mucha gente va a opinar, sobre todo en Durango, porque es una ciudad aún muy conservadora, hay gente que pone en tela de juicio el tema, piensan que es en contra de la moral que una mujer que no esté casada acuda a inseminarse, pero en realidad está en todo su derecho, siempre y cuando tenga la solvencia moral y económica para darle una buena vida a un hijo.
Este tema se diversifica, hay jóvenes que deciden que quieren rentar su vientre para personas que no pueden tener hijos, el problema es que ante la falta de una legislación puede haber intereses económicos muy fuertes. Las empresas que se dedican a esto quizás hoy pueden estar “casando jovencitas” que tienen una situación económica difícil y les muestran esto como una opción para salir de un apuro económico.
“Debe legislarse, Durango muchas veces se queda atrás cuando se trata de decidir sobre estos temas, lo vimos en el matrimonio igualitario, no le queremos entrar al debate, pero es una realidad que nos va alcanzando”, abundó.
Señaló que en Durango existen parejas que buscan inseminarse o alquilar un vientre y lo hacen en la ilegalidad, en el vacío legal y fuera del estado.
Así pues, la reproducción asistida sigue en el vacío legal y puede prestarse a una serie de irregularidades, porque en este tema y como en otros, lo que no está prohibido está permitido.

Comenta con Facebook