Loading

Tiene SS detectados pocos casos de ELA

Dada la necesidad de atender aquellas enfermedades motoras que, aunque son esporádicas, desgastan al ser humano en poco tiempo, la Secretaría de Salud promueve la prevención y atiende los pocos casos de Esclerosis Lateral Amiotrófica detectados en el estado.
A sabiendas de que en el mundo existen alrededor de 25 millones de personas con esclerosis múltiple, y un aproximado de 16 mil personas en México, el secretario de Salud en el Estado, Eduardo Díaz Juárez, destacó que esta enfermedad es el origen para que al menos uno de cada 100 mil pacientes presenten Esclerosis Lateral Amiotrofica, aunque a nivel local no se superan los cinco pacientes en tratamiento atendidos por el propio sector salud.
Razón por la cual el gobernador Jorge Herrera Caldera, tiene especial interés en trabajar de la mano entre personal médico, de enfermería, pacientes, familiares y organizaciones civiles para dar una mejor calidad de vida a quienes son diagnosticados con este padecimiento terminal, el cual se conmemora este 21 de junio a nivel mundial.
Por su parte, el jefe del Departamento de Enseñanza del Hospital General 450, Luis Ángel Roano Calderón, explicó que a este tipo de esclerosis se le conoce medicamente como ELA, la cual es una enfermedad de las neuronas en el cerebro y médula espinal que descontrolan el movimiento voluntario de los músculos, provocando paulatinamente dificultad para respirar, comer, debilidad muscular, problemas de lenguaje, depresión y pérdida de peso.
Comentó que los síntomas generalmente no se presentan hasta después de los 50 años, pero pueden presentarse en personas más jóvenes, por eso quienes padecen esta patología tienen una pérdida de la fuerza muscular y la coordinación que con el tiempo empeora y les hace imposible la realización de actividades rutinarias pero sin afectar los sentidos, manteniendo la capacidad de pensar como lo hacen normalmente, sin problemas con la memoria.
“Con el tiempo, las personas con ELA pierden progresivamente la capacidad de desenvolverse o cuidarse, aunque a menudo ocurre la muerte al cabo de tres a cinco años después del diagnóstico, y aproximadamente uno de cada cuatro pacientes sobrevive por más de siete años después del diagnóstico y algunos pacientes viven mucho tiempo más, pero normalmente necesitan ayuda de un respirador artificial u otro dispositivo, por eso estamos abocados a identificar este tipo de pacientes, hacer los estudios pertinentes y darles una buena calidad de vida mientras dure el tratamiento; por su estabilidad y la de las familias, apoyados siempre por el personal médico y de trabajo social de la propia Secretaría”, concluyó.

2 ela

Comenta con Facebook