Loading

Trayectoria: María de Jesús Reyes Hernández


Más de 20 años salvando vidas contra alacranes

Josélo Fuentes Delgado
Desde su infancia sabía que la vocación por el auxilio y bienestar de los demás sería su meta, y la Enfermería fue el apostolado al que ha dedicado más de 40 años de vida profesional y más de la mitad de ellos a luchar contra el peligroso arácnido que aún sigue causando daños a la salud de chicos y grandes.
María de Jesús Reyes Hernández es parte de las mujeres y hombres de blanco, profesionales de la salud que junto con los médicos diariamente salvan vidas en el Hospital Materno Infantil, antes Hospital General y con su experiencia han servido a los duranguenses.
“Chuyita”, como le nombran de cariño sus compañeras, se ha desempeñado como jefa de enfermeras, jefa de piso, enfermera de cirugía, entre otras tareas que le han encomendado desde la dirección confiando siempre en su disciplina, honestidad que vive y enseña a las nuevas generaciones y son la base de la profesión.
Desde hace poco más de 20 años fue designada como responsable del Servicio Antialacránico del Hospital Materno Infantil, área donde en temporada de calor se elevan las atenciones por picadura de alacrán, del cual señala hay alrededor de 600 tipos, unos más peligrosos que otros.
Diariamente Chuyita debe de ver a la muerte a los ojos. En temporada de calor, sobre todo por las noches, hasta 40 pacientes son atendidos por la picadura de algún alacrán y deben poner todo su profesionalismo y experiencia por salvarles la vida, desde un bebé, una mujer adulta, hasta algún hombre moribundo que llega con todos los síntomas de gravedad.
“En este servicio, gracias a Dios, no se nos ha muerto nadie. Por fortuna llegan a tiempo, pero hay quienes dejan pasar el tiempo y conforme avanza la toxina en el cuerpo cada minuto es importante y riesgoso si no recibe a tiempo atención especializada”, señala Chuyita.
Debajo de su rostro serio, de vez en vez emerge una sonrisa sincera para quienes le agradecen el salvarles la vida, “ponemos todo nuestro esfuerzo, mis compañeras y yo por salvar una vida, todas son importantes. Sabemos la relevancia de nuestro trabajo y lo hacemos con gusto porque para eso estudiamos y reditúa el cansancio cuando alguien recupera la salud”, afirma.
Por eso, Victoria de Durango hace un merecido reconocimiento a quien diariamente da lo mejor de sí, su tiempo, su conocimiento y experiencia para salvar una vida. Enhorabuena Chuyita, éxitos, agradecimientos y bendiciones.

Comenta con Facebook

2 comments

  1. Felicitar al periódico ,por tan merecido reconocimiento, a chuyita que no sólo como compañera me enseñó y muy humana también otro tipo de apoyo me brindó cuando así lo reqiueri, gracias chuyita

  2. Su labir es importante en ese servicio su experiencia a salvado miles de petsonas. Honor a kien honor merece asi como ella existen muchas k no se dan cuenta de sublabor en horabuena chuyita es un amor. Dios la bendiga por su labor.

Comments are closed.