Loading

Difiere Argentina sobre linchamientos

1-argentinaStaff
Agencia Reforma

MÉXICO, DF.- El pueblo argentino ha decidido hacer justicia por su propia mano, y en menos de dos semanas se han registrado al menos 10 linchamientos de delincuentes.
Las razones han sido diversas, según quien trate de explicarlas.
Por ejemplo, la Oposición denuncia la ausencia del Estado.
“Aparecen porque hay un Estado ausente”, dijo el dirigente opositor del Frente Renovador, Sergio Massa.
“Todo lo que sea generar violencia, siempre, siempre engendra más violencia, se espiraliza la violencia”, dijo por su parte la Presidente Cristina Fernández de Kirchner sin hacer referencia directa a los linchamientos.
David Moreyra, de 18 años, fue linchado en Rosario luego que le quitó el bolso a una mujer. Esa ciudad registra las tasas más altas de homicidio en Argentina.
La madre del joven, quien murió en el hospital a los cuatro días del incidente, reconoció el delito de su hijo, pero dijo que debió haber sido entregado a la Policía.
En eso coincide la Iglesia católica en el país.
“En un Estado de Derecho, el camino a transitar es el de acudir a las instituciones que corresponde. Si es ‘por mano propia’ no es justicia, debemos ser claros”, dijo el presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, monseñor Jorge Lozano, quien sin embargo reconoció “el hartazgo ante lo reiterado de los robos y asesinatos sin que se cuente con respuesta desde la Justicia y las fuerzas de seguridad”.
Al respecto, la vicepresidenta de la Corte Suprema de Justicia, Elena Highton de Nolasco, aseveró que hubo casos en que la Policía tenía agarrado al ladrón y la gente se lo quería arrebatar para pegarle.
Otros atribuyen los linchamientos al miedo que, aseguran, dispersan los medios de comunicación.
“No podemos dejar de hacer referencia a la demagogia punitiva de algunos dirigentes y periodistas que durante esta semana han tratado el tema con absoluta irresponsabilidad, justificando estos hechos en una supuesta ausencia del Estado en materia de políticas de seguridad”, señaló la Asociación Argentina de Profesores de Derecho Penal.
“Se está generando un pánico colectivo: se dice que la Justicia no hace nada, entonces se actúa con mano propia, sin pensar en las consecuencias”, coincidió el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel.

Comenta con Facebook