Loading

Escala conflicto por huelga en Sao Paulo

1-Sao-Paulo> Violentos choques entre huelguistas y la Policía

RÍO DE JANEIRO, BRASIL.- A días del Mundial y luego que se declarara la huelga inconstitucional, 60 trabajadores del Metro de Sao Paulo en paro fueron despedidos.
Cuando sólo restan 72 horas para el inicio del Mundial de Futbol en Brasil, la huelga en el Metro de São Paulo, que desde hace cinco días mantiene en jaque a la ciudad donde se celebrará el partido inaugural, se agravó con el despido de numerosos trabajadores en paro y violentos choques entre huelguistas y la Policía.
En medio de una nueva mañana laboral complicada por enormes embotellamientos y largas filas en las paradas de autobús, la semiestatal Compañía del Metropolitano de São Paulo anunció la cesantía de 60 empleados en huelga.
La Compañía se apoyó en la decisión, el domingo, del Tribunal Regional de Trabajo que declaró ilegal y abusiva la paralización de este medio de transporte clave para unos 4 millones de paulistanos, e impuso al sindicato multas diarias por 222 mil dólares.
Uno de los líderes sindicales de los trabajadores del Metro, Altino Melo dos Prazeres, calificó los despidos como inadmisibles, y convocó a una nueva reunión con representantes del Gobierno.
“Si continúan los despidos, la huelga continúa. El Mundial no es excusa para nosotros. Queremos reabrir las negociaciones”, dijo.
La dura decisión de comenzar a despedir a los huelguistas fue tomada luego que grupos de empleados en huelga bloquearon varias de las pocas estaciones que estaban funcionando.
Para liberar el acceso a la céntrica estación Ana Rosa, las autoridades enviaron policías armados con escudos y bastones, que lanzaron balas de goma, gases lacrimógenos y bombas de estruendo, mientras los huelguistas incendiaban montañas de basura en la calle.
Trece personas quedaron detenidas en los disturbios, pero más tarde fueron dejadas en libertad.
“¡No habrá Copa! ¡Habrá huelga!”, gritaban los manifestantes, que respaldan la reivindicación de los empleados del Metro por lograr un aumento salarial. Originariamente, los trabajadores en huelga pedían un ajuste de hasta el 17 por ciento, luego cedieron para el 12 por ciento, pero la empresa indicó que sólo está dispuesta a subir sus salarios un 8.7 por ciento.
Ante la intensificación del conflicto, que amenaza con hacer sumir la ciudad en el caos el jueves, cuando los equipos de Brasil y Croacia se enfrenten en el partido inaugural en el estadio Arena Corinthians, el Gobernador de São Paulo, Geraldo Alckmin, ordenó el envío de refuerzos policiales a todas las estaciones para garantizar la seguridad de los empleados que sí estaban dispuestos a acatar la orden judicial y regresar a sus trabajos.

Comenta con Facebook