Loading

Fractura petrolão a Gobierno

1-BrasilYa comenzaron a producirse las primeras fisuras en la coalición gobernante

RÍO DE JANEIRO, BRASIL.- Los problemas en Brasil por el esquema de moches en Petrobras no dejan de crecer.

Con el inicio, el martes, de las investigaciones contra los 54 políticos presuntamente involucrados en el llamado petrolão, comenzaron ayer a producirse las primeras fisuras en la coalición gobernante.
Como tal, la situación ahora pone en riesgo el programa de ajuste fiscal de la Presidenta Dilma Rousseff para recuperar la confianza en la alicaída economía del gigante sudamericano.
Entre los funcionarios que participaron en el esquema de sobornos a cambio de contratos con la petrolera brasileña estarían los presidentes de ambas cámaras del Congreso, Eduardo Cunha (Diputados) y Renan Calheiros (Senado).
Los dos son miembros del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), principal aliado del oficialista Partido de los Trabajadores (PT).
En respuesta a las denuncias, ambos buscaron distanciarse del PT.
Calheiros rechazó un decreto que la Presidenta Rousseff había enviado al Senado para levantar una exención de nómina salarial, cuya anulación es vista como una pieza clave del programa de recortes que busca implementar el Ministerio de Economía para poner en orden las cuentas públicas..
La Mandataria, entonces, reenvió el mismo texto a la Cámara de Diputados como proyecto urgente de ley.
Ahí, Cunha advirtió que los legisladores se tomarán el tiempo que sea necesario para estudiar la iniciativa, y criticó a Rousseff por la filtración de los nombres de políticos siendo investigados por el procurador Rodrigo Janot.
“Que sea investigue a todo aquel que quieran, pero espero que no sean investigaciones de naturaleza política”, declaró el líder de la Cámara baja.
Ante las fracturas del PT y el PMDB y su posible efecto sobre las políticas fiscales, la moneda brasileña cerró en su nivel más bajo desde agosto de 2004.
Además, continuaron filtrándose nombres de oficialistas en la “lista negra” de Janot, incluyendo a la senadora Gleisi Hoffmann, ex jefa de Gabinete de Rousseff, y su marido Paulo Bernardo, ex Ministro de Comunicaciones.
Por otra parte, el procurador general Janot habría pedido archivar las denuncias contra el senador Aécio Neves, titular de la principal agrupación opositora, Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) y ex candidato presidencial.
Esto, empero, no quiere decir que no haya políticos opositores en la “lista negra”, pues todavía no se dan a conocer todos los 54 nombres de los presuntos involucrados.
Así, por el escándalo de Petrobras ya fueron detenidos tres ex directores de Petrobras y 36 ejecutivos de grandes empresas acusados de haber pagado moches, pero parece que será la fase política del escándalo la que mayor impacto tendrá sobre el Gobierno de Rousseff.

Comenta con Facebook