Loading

Las posibles causas del incendio del Museo Nacional de Brasil en Río y la perdida de las piezas más valiosas

Después del incendio que se originó el pasado domingo en el Museo Nacional de Brasil en Río de Janeiro, quedó en ruinas y consumió casi el 90% de las piezas del lugar.

Varios empleados comentaron que desde hace tiempo habían expresado su preocupación por el mal estado en el que se encontraban las instalaciones.

Las autoridades brasileñas tienen dos teorías de las razones por las cuales se pudo haber originado el incendio; una es un corto circuito y otra son los pequeños globos aerostáticos, en Brasil son mejor conocidos como “baloes”, ya que no es la primera vez que los pequeños globos causan un incendio en Brasil.

Los expertos han comentado que las piezas más valiosas que se perdieron en el incendio fueron piezas como los restos de Luiza, quien es considerada como la “primera habitante” de América y fue encontrada en la cueva de la Lapa Vermelha en el estado de Minas Gerais, por un grupo de científicos franco-brasileños en 1975.

 

Otra de las piezas que se perdió en las llamas fue la colección de arqueología egipcia, la cual era considerada como la más grande y antigua de América Latina, conformada por más de 700 piezas; la mayor parte de la colección entró al musen en 1826; en el lugar también había varias momias humanas junto con una colección de momias de animales como gatos, ibis, peces, entro otros.

 

En las instalaciones del Museo Nacional se encontraban los más significativos acervos paleontológicos de América Latina, un total de 56.000 ejemplares y 18.900 registros, los cuales variaban entre núcleos de paleobotánica, paleoinvertebrados y paleovertebrados; su colección estaba compuesta por fósiles de plantas y animales, los cuales no solo provenían de Brasil, también de otras partes del mundo, también habían realizado reconstrucciones, réplicas, modelos y moldes.

 

Otra de las colecciones más importantes y valiosas del museo era la de arqueología clásica, la cual estaba conformada por 750 piezas de las civilizaciones griega, romana y etrusca, la mayor parte de las piezas corresponden a la colección grecorromana de la emperatriz Teresa Cristina, y también a la colección de la reina Carolina Murat, quien era hermana de Napoleón Bonaparte y esposa Joaquim Murat, rey de Nápoles.

 

 

Comenta con Facebook