Loading

Retrocede México contra corrupción


CIUDAD DE MÉXICO.- La calificación de México en el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2017 cayó un punto, al pasar de 30 a 29, y se ubica como el país peor evaluada entre los que conforman el G20 y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).
La organización Transparencia Mexicana (TM) consideró probable que ese descenso se deba a las resistencias que se han generado para poner en marcha el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA).
“Es claro por los resultados del IPC 2017 que la corrupción es un problema institucional. Países como Chile o Uruguay, posicionados a más de cien lugares de distancia de México en el ranking, lo comprueban. Ambos fueron los únicos países de América Latina con calificación mayor a 60, lo cual puede deberse a la presencia de Fiscalías Independientes, con capacidades reales de investigación y persecución del delito”, señaló.
El IPC, que cada año da a conocer Transparencia Internacional, se basa en la opinión de expertos en cada uno de los 180 países que son evaluados.
Mide los niveles de corrupción percibidos en cada nación respecto del sector público y utiliza una tasa de cero a 100, en donde cero es altamente corrupto y 100 muy limpio.
En el caso de México, que se ubicó en el lugar 135 de 180 países, TM señaló que la transparencia por sí sola no es suficiente para combatir eficazmente la corrupción, pues a pesar de que en esa materia el país sí se encuentra bien evaluado, sigue cayendo en el IPC.
“De acuerdo con el Índice de Transparencia Presupuestaria 2017, publicado por la Open Budget Partnership, México ocupó el sexto lugar de 102 países, posicionándose como el mejor país del continente americano, incluso por encima de Canadá y Estados Unidos.
“Sin embargo, sin acciones sistemáticas para desmantelar las redes de corrupción, será difícil que México mejore en las evaluaciones internacionales sobre corrupción e impunidad”, indicó.
Entre las acciones que México debe realizar para mejorar su posición en el IPC, señaló Transparencia Mexicana, están asegurar la correcta puesta en marcha del SNA e incorporar a la Unidad de Inteligencia Financiera y al SAT en las investigaciones de lavado de dinero y operación de empresas fantasma.
También, crear una Fiscalía General de la República capaz, autónoma e independiente y avanzar hacia sistemas de información interoperable y automatizada de todas las instituciones públicas, incluyendo la máxima publicidad y formatos abiertos respecto del financiamiento a partidos políticos y sus proveedores.

Comenta con Facebook