MINUTO X MINUTO

Júpiter García, un árbitro de experiencia


Pasión y entrega por el futbol son dos palabras que definen a Júpiter Omar García Lozano, duranguense que tiene la mitad de su vida dedicada al futbol, pero no como jugador sino como árbitro que lleva a bien las riendas de un encuentro.
Júpiter ha dedicado 17 años de su vida al arbitraje, profesión que nació de la nada y que ahora le ha dado muchas satisfacciones pues desde su primer partido silbado, hasta la fecha le ha quedado claro que el arbitraje es su pasión, ahora encaminado al futbol con bardas o comúnmente llamado futbol rápido donde se ha convertido en un juez referente en la Liga Mexicana de Futbol Rápido Profesional, en donde ya ha dirigido tres finales.

LOS INICIOS
Como muchas cosas en la vida el que Júpiter García llegara al arbitraje fue mera casualidad pues cuando él estudiaba la preparatoria en el CETIS 148 jugaba futbol para la selección de su escuela, fue ahí cuando le sobrevino una lesión en el tobillo por lo que tuvo que dejar de jugar, sin embargo fue para descubrir su vocación.
Recuerda que sus compañeras de la misma escuela estaban preparándose para los Juegos Inter DGTI e iban a tener unos encuentros de preparación, pero no había árbitro y fue ahí donde se decidió a cambiar las patadas por el silbato y comenzar a sancionar como juez, “El arbitraje me gustó mucho porque yo cuando jugaba futbol tuve una lesión de tobillo y teníamos la responsabilidad con el equipo femenil de la Prepa y no había nadie que pitará los encuentros de preparación que las chavas tenían para los Inter DGTI y pues yo me metí ahí sin saber que me iba a gustar tanto”, comentó.
Posteriormente le fue agradando cada vez más el dirigir encuentros como árbitro central por lo que buscó acomodo en una liga femenil que dirigía en aquel entonces el profesor Heraclio Soto quien finalmente fue quien lo acercó con los árbitros profesionales, “Cuando comenzó a gustarme esto del arbitraje había una Liga que dirigía el INMUDE y la tenía el profesor Heraclio Soto quien me dijo que no tenía él muchos encuentros, pero me mando con el Colegio de Árbitros Profesionales que dirigía Sergio “Cholo” Herrera y que tenía como encargado del profesionalismo a Marco Antonio “El Gato” Vargas”, recordó.