MINUTO X MINUTO

Descartan enfrentamiento INE y Trife



Córdova apeló al diálogo constante entre ambas instituciones electorales

Zedryk Raziel Cruz Merino
Agencia Reforma
CIUDAD DE MÉXICO.-
El presidente del INE, Lorenzo Córdova, y el Magistrado del Tribunal Electoral federal, José Luis Vargas, rechazaron que entre ambas instituciones haya un enfrentamiento por la diferencia de criterios relativos a la fiscalización de las campañas, el gasto en publicidad oficial y el reparto de programas sociales durante los comicios.
El Magistrado de la Sala Superior sostuvo que tanto el Instituto Nacional Electoral (INE) como el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) tienen la encomienda de ejercer distintos roles constitucionales con distintas atribuciones.
En la clausura de un encuentro internacional de autoridades electorales, en Guanajuato, Vargas señaló que el tribunal tiene la obligación constitucional de revisar la legalidad de las decisiones del INE.
“Somos instituciones cuyas funciones tenemos en común, que es velar por la legalidad, por la transparencia y por la certeza del proceso electoral mexicano, y así está construida la arquitectura electoral mexicana, de tal forma que unos ejecuten y otros revisemos lo ejecutado”, afirmó.
El pasado 30 de octubre, REFORMA publicó que los disensos entre el INE y el Tribunal han entrampado la elección de Gobernador de Coahuila y han impedido fijar criterios mínimos para garantizar la equidad de la contienda del próximo año.
Por diferencias de criterios entre ambas instituciones, no ha sido posible conocer si el priista Miguel Riquelme rebasó o no el tope de gastos de campaña en Coahuila, y tampoco fue posible fijar candados que impidan el uso electoral de programas sociales y eviten la promoción personalizada de funcionarios con fondos públicos.
En su intervención, el presidente del INE apeló al diálogo constante entre ambas instituciones electorales, pues, agregó, el éxito de una depende del éxito de la otra.
“Del diálogo entre Cortes, del diálogo entre autoridades, no puede sino resultar un fortalecimiento al sistema electoral mexicano. Esto lo hemos dicho, lo hemos sostenido ambas instancias, bajo una premisa, que es una premisa insoslayable: no hay modo de que, en una elección de la complejidad como la que viene, le vaya bien al Tribunal Electoral si le va mal al Instituto Nacional Electoral, y no hay modo de que la democracia gane y el Instituto Nacional Electoral le vaya bien si al Tribunal Electoral le va mal”, dijo.
Córdova reconoció que ha habido errores de comunicación, y ejemplificó que, en ocasiones, el INE le ha mandado al tribunal expedientes que carecen de los elementos suficientes que le permitan emitir sentencias totalmente informadas.
Señaló que, a su vez, al INE le sería útil conocer cuál es la “política judicial del tribunal”, a fin de anticipar sus criterios.
“Y me refiero a un diálogo constructivo que nos sirva de brújula para que en el INE entendamos, por un lado, la lógica, la tendencia, el conjunto de criterios que el Tribunal Electoral construye a través de sus sentencias y con el que se revisarán nuestras decisiones.
“Pero, por otro lado, también como una oportunidad para que el Tribunal Electoral, un órgano jurisdiccional que tiene que sentar a sus decisiones en lo que está en los expedientes, pueda conocer el contexto en el que los casos y las decisiones que están sometidos a su consideración ocurrieron”, afirmó.