MINUTO X MINUTO

Vigilarán la ley de desaparición



César Martínez
Agencia Reforma
CIUDAD DE MÉXICO.-
Para familiares de personas desaparecidas de diferentes partes del País, la promulgación de la ley general en la materia es apenas un nuevo inicio en su lucha por saber qué pasó con sus parientes y buscar que se castigue a quienes tuvieron alguna responsabilidad en su destino.
Por ello, advierten, seguirán de cerca su implementación, presionando a las autoridades y vigilando que se aprovechen al máximo los recursos que se le destinen, así como también impulsarán reformas que añadan puntos que quedaron pendientes como la investigación de superiores jerárquicos para casos de desaparición forzada.
“A penas va a empezar la tarea, pero ya tenemos la herramienta, el documento, que es para nosotros lo importante y por lo que tanto luchamos”, comentó Yolanda Morán, madre de Dan Jeremeel, desaparecido en Coahuila en 2009.
Morán, una de las fundadoras de Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila (Fundec), explicó que formarán parte de las estructuras que la misma ley contempla, pero con cargos honorarios para no usar recursos que pueden ser destinados a la búsqueda.
“Vamos a formar parte de la Comisión Nacional de Búsqueda, vamos a estar detrás de ellos para ver que se le dé la mejor aplicación al presupuesto y que participen las personas más preparadas, que realmente quieran trabajar, y que no se pongan los sueldazos”, detalló.
Yadira González, quien coordinó al colectivo Desaparecidos Justicia en Querétaro, explicó que a cada persona con un familiar desaparecido le interesa algún punto en específico de la ley, dependiendo de su caso, por lo que entre los miles de familiares vigilarán toda su implementación.
“Yo daría lo que fuera por encontrar a mi hermano con vida, pero a 11 años de su desaparición esa posibilidad ya es muy difícil, entonces la parte de la ley de la exhumación nacional me interesa mucho, porque tal vez es más probable que mi hermano esté en una fosa común o clandestina”, admitió.
“A otras compañeras les interesa la búsqueda en vida que contempla la ley, en Ceresos o Ceferesos, el registro de los centros para adictos, de hospitales psiquiátricos, porque hemos tenido casos que la persona desaparecida estaba retenida con un nombre falso”.
Menos optimista, Nadín Reyes, hija de Edmundo Reyes, desaparecido en Oaxaca en 2007, lamentó que la ley aprobada no contemple sanciones a superiores jerárquicos ni que cree un instituto forense autónomo de las procuradurías o fiscalías.
“No hay nada sustancia que haya cambiado, sí se va a crear un marco pero que tiene muchas deficiencias y que nos preocupa a la hora de que se baje a los estados”, comentó.
Lucía Díaz Genao, del Colectivo El Solecito de Veracruz, reprochó que el Presidente Enrique Peña Nieto tardara tanto en promulgar la ley que los diputados aprobaron desde 12 de octubre.
“Es una bofetada más para nosotros, no sé que excusa tenga para no haberla promulgado”, lanzó.