Loading

Bebé prematuro; familia canguro

2

Paloma Villanueva
Agencia Reforma

MÉXICO, DF.- En el caso de un bebé prematuro, establecer un contacto piel a piel temprano, continuo y prolongado entre la madre y el bebé, es crucial.
Justo es lo que busca el llamado método madre canguro, que mantiene caliente al recién nacido y favorece la lactancia materna de modo que pueda ganar peso, explica, Jesús Enrique Torres, pediatra miembro de la Asociación Pro Lactancia Materna (Aprolam AC).
Los canguros nacen con un desarrollo incompleto por lo que deben introducirse en el marsupio o bolsa de su madre donde reciben calor y lactan hasta completar su desarrollo.
Esta misma idea es la base del método para bebés prematuros.
La OMS ha reconocido la técnica de madre canguro como una forma eficaz y fácil de aplicar e incluso publicó una guía práctica del método.
El pediatra de Aprolam destaca que los beneficios del método van más allá de evitar la luz, los sonidos y el aislamiento en la incubadora.
“El contacto piel a piel es lo importante, le da calor al bebé, ayuda a que se produzcan endorfinas u hormonas de placer, lo hace sentir protegido y querido por la madre y eso le ayuda a desarrollarse.
“Sobre todo favorece muchísimo la lactancia materna y esta alimentación trae infinidad de bondades, desde menos enfermedades infecciosas, menos alergias y ayuda a que el bebé vaya creciendo y vaya ganando peso”, describe.
El método madre canguro puede aplicarse una vez que el bebé con bajo peso al nacer sale de cuidados intensivos, es decir, cuando no hay señales de enfermedad, está estable, y solo necesita alimentarse y crecer.
El bebé no debe vestir más que el pañal y tal vez un gorro y calcetines si es necesario, de manera que el rostro, el pecho, el abdomen y las extremidades permanezcan en contacto con el pecho y el abdomen de la madre.
“El bebé se coloca en posición vertical de ranita. Su mejilla contra el pecho de la mamá y se puede ir cambiando la cabeza del lado izquierdo o derecho, esto va en relación a la toma de leche.
“Una vez que tome de un lado se le puede mover la cabeza al otro lado, pero siempre vertical. No los colocamos de manera horizontal para que no vayan a vomitar o a tener algún problema”, describe Torres.
Para sujetar al bebé se puede utilizar una faja o un rebozo que se anuda en la espalda de la madre.
En el método canguro, dice Torres, el bebé es amamantado a libre demanda, es decir, debe tomar leche materna las veces y el tiempo que quiera, y las tomas no deben espaciarse por más de dos o tres horas.
“Si ya pasaron tres horas y el bebé sigue dormido hay que acercarle la boquita al pezón, sacarse unas gotitas de leche para que el bebé las huela y empiece a succionar, la posición es muy ventajosa porque el bebé está muy cerca del pezón, sólo hay que acomodarlo de tal forma que pueda succionar.
“En realidad aprenden muy bien, se vuelven expertos, se sirven solitos”, asegura el pediatra.
La madre debe permanecer con el bebé pegado a su cuerpo todo el tiempo, día y noche, y sólo sacarlo del rebozo para cambiarle el pañal, asearlo y para las revisiones con el médico.
Se recomienda que la mamá duerma prácticamente sentada o con varias almohadas para que el bebé permanezca en posición vertical.
“Esto puede ser cansado para la madre, por eso es muy importante que sea una familia canguro, no sólo una madre canguro. Es decir, se necesita que el papá esté involucrado, la abuela, incluso los hermanos mayores, si los hay, porque esto aligera un poco la carga a la mamá para que pueda descansar.
“Independientemente de quién lo cargue, el efecto es el mismo. La idea es transmitirle calor, protección y cariño al pequeño, es importante el contacto visual y que le hablen, que lo acaricien, le froten la espalda, todo eso es bien importante para el desarrollo del bebé”, destaca.
Aunque prácticamente todas las mamás pueden llevar a cabo el método madre canguro, el pediatra apunta que algunas mujeres con condiciones de salud específicas o con depresión postparto no pueden aplicarlo.
De acuerdo con la OMS, el método madre canguro suele prolongarse hasta alcanzado el plazo normal del parto a término (edad gestacional en torno a las 40 semanas) o cuando el bebé pesa aproximadamente 2 kilos y medio.
“Prácticamente, el bebé va a decir hasta cuándo. Cuando el bebé alcanza un peso de entre 2 y medio y 3 kilos empieza patalear, a querer sacar las manitas, llora cada vez que lo quieren poner en contacto con el pecho.
“Es el momento para suspender el método y seguir con los cuidados normales”, completa Torres.

En posición
> Se coloca al bebé entre los pechos de la madre, en posición vertical, de modo que el pecho del pequeño quede en contacto con el de la mamá.
> El bebé debe acomodarse con la cabeza vuelta hacia un lado, de modo que una mejilla quede en contacto con el pecho.
> La faja o rebozo debe cubrir el cuerpo completo del bebé dejando solo la cabeza afuera.
> Las caderas del bebé deberán estar flexionadas en una postura que recuerde a la de una rana, los brazos también deberán estar flexionados.
> La tela debe anudarse con fuerza suficiente de modo que al levantarse la madre, el bebé no se salga.

Comenta con Facebook