Loading

Consejos para el amante de las carnes rojas

Las carnes rojas son en general una buena fuente de nutrientes para los que practican actividades físicas y en especial para los que entrenan con pesas, por su aporte en proteínas, hierro, zinc y vitaminas del complejo B, ellas tienen un alto contenido en calorías y se convierte en un alimento ideal para ganar masa muscular.

Pero siempre se debe tener cuidado con las grasas saturadas, es por ello que es necesario considerar la opción de las carnes magras que son el perfecto complemento para la dieta semanal en fusión con el pollo, el pavo o el pescado con el adicional de ser muy deliciosa.

La carne más dura tiene que ser guisada o estofada; recordando siempre que las carnes congeladas deben descongelarse lentamente antes de cocinarse; la carne de ternera es de color menos claro (rosada) y la consistencia es menos firme que la de la vaca, tiene poca grasa y la mejor proviene de los animales de 6 a 8 semanas, la carne de carnero y de cordero son de fibra lisa y fina, siendo la de carnero de un rosado más oscuro que la de cordero cuya grasa es blanca y firme; la carne de oveja es más rosada.

La carne vacuna de buena calidad tiene fibras lisas y brillantes, punteadas o estiradas de grasa. La grasa exterior es espesa, firme y de color cremoso; en donde los mejores trozos parecen proceder de las 6ta. a la 12ma. costilla.

El lomo (solomillo-filete) es excelente y al ser magro mejor pudiendo estar en la dieta de los que practican musculación o fitness. El matambre que también es bueno, pero no tan tierno como los otros trozos y por lo general conviene prepararlo en una cacerola.

Los trozos menos tiernos exigen ser cocidos en líquido para que el calor penetre las fibras musculares de la carne.

Los asados pueden condimentarse con hierbas aromáticas y para ello se puede untar la carne antes de cocerla con aceite de oliva aromarizado con esas hierbas; el ajo naturalmente es un buen ingrediente e indispensable para un buen asado.

Formas de cocinar las carnes
Hay dos maneras de cocinar la carne con calor seco y calor húmedo:

Los métodos por calor seco (plancha o al horno) deben ser utilizado para cortes de tejido conectivo más suaves o carnes más tiernas
Como el calor húmedo (hecho en una olla a presión, por ejemplo) realza el sabor de la carne, y es utilizada para los cortes menos tiernos.

Comenta con Facebook