Loading

Cómo dirigir una actitud positiva en la cita al odontopediatra


Los papás, muchas veces nos asustamos o estamos temerosos de que nuestro hijo vaya a salir traumado o con algún miedo de la consulta con el odontopediatra.

COMUNICACIÓN
“Primero tenemos que empezar con la COMUNICACIÓN, cuando el paciente se acerca a mi tengo que ganarme su confianza y usar un lenguaje pediátrico sin usar palabras muy técnicas, por ejemplo: no le voy a decir al niño que le voy a poner ácido orto fosfórico, al contrario le diré mira te voy a poner una pinturita azul, está muy bonita”, afirma la especialista.

DECIR, MOSTRAR Y HACER
Otra técnica muy famosa y efectiva es la de DECIR, MOSTRAR Y HACER, que consiste en primero decirle al paciente todo lo que se le va a hacer para que no lo tome por sorpresa y no se asuste.

“Después de decírselo, tengo que mostrarle con qué se lo voy a hacer y ahora si realizar el trabajo, es importante no mentirle a los niños, la cosa que yo estoy mostrando y haciendo tiene que ser la misma para lograr que esté tranquilo en la consulta y nos de su confianza”, añadió.

CONTROL DE VOZ
En ocasiones el niño llega ansioso al consultorio por malas experiencias anteriores o por lo que ha escuchado, incluso los papás caen en el error de amenazarlo con llevarlo al dentista si tiene algún mal comportamiento y esto es lo peor que se puede hacer, explica la odontopediatra, ya que ocasiona que el niño llegue predispuesto y es más difícil darle la atención de manera adecuada.

Cuando la técnica de Decir, mostrar y hacer no funciona, entonces se recurre al CONTROL DE VOZ, “aquí es donde ya no soy buena onda y asumo mi papel de autoridad en el consultorio, el niño va a entender que se porte bien o no se porte bien el trabajo se va a realizar y entonces termina por ceder” , asegura.

REFUERZOS E IMITACIÓN
Si de todas maneras no funciona la técnica anterior se recurre a los REFUERZOS, que consiste en prometer al niño un premio si se porta bien.

Otra técnica es la IMITACIÓN, cuando el especialista identifica que el paciente es no cooperador cita antes a un paciente cooperador, si el paciente ve que la personita que están atendiendo antes que él platica, coopera, e incuso se va agradecido, asume la imitación.

ENFOQUE FÍSICO
Hay otras técnicas que son de ENFOQUE FÍSICO, comenta Xóchitl, “cuando tengo una urgencia es necesario que sea más invasiva pues necesito quitar un dolor, por ejemplo si el paciente no quiere abrir la boca existen instrumentos como el abrebocas que me ayudarán a mantener la boquita del paciente abierta y tratarlo, lo más importante es cuidar la integridad del paciente y la del especialista, al momento que me mueve su manita ó sus pies, yo podría perder el control y como uso instrumentos que van cortando hay que inmovilizar al paciente para evitar hacer daño en otra área que no es la afectada, para ello utilizamos un papoose board, que consiste en una serie de velcros, que nos ayuda a restringir el movimiento de nuestro paciente y terminar el proceso de una urgencia con dolor”.

SEDACIÓN
Cuando esto no funciona y el paciente es muy pequeño y aparte trae mucho daño en su boca, se le informa a los papás que ese puede trabajar con el niño SEDADO por medio de una mascarita con gas y esto permite que el especialista pueda trabajar sin que el paciente se entere que fue lo que se le hizo y sale con su rehabilitación completa.

Cabe destacar que no todos los pacientes son candidatos a esta técnica y cada caso debe evaluarse de forma muy particular con una plática entre el odontopediatra y los papás del niño ya que esto es un trabajo en conjunto.

“Recuerden que todo esto es en pro de sus hijos y a beneficio de ellos, cada técnica de conducta está documentada y autorizada por la Comisión de los Derechos Humanos y la Organización Mundial de la Salud. Es importante que conozcan del tema para que el día que lleguen al consultorio sea con la seguridad de que sus hijos serán atendidos de la mejor manera”, finalizó.

Comenta con Facebook