Loading

Empresaria y Mujer ejemplar


Hace 30 años, Isabel nunca imaginó lograr estar en el lugar que hoy la coloca como toda una empresaria, pero sobre todo como una mujer que decidió enfrentar su realidad, luchar por sus hijos y lograr sus metas. ‘El Mundo de Botanas’, ha significado no sólo la forma de salir adelante, sino un camino de aprendizaje en el que sigue avanzando al lado de sus hijos quienes han sido su principal fortaleza para crecer como persona y así llegar a establecerse en el mercado duranguense con un producto que ahora se destaca por su calidad.

SU HISTORIA
Luego de haber vivido un matrimonio poco afortunado, en donde existió el maltrato y la infelicidad, entre otras cosas, Isabel, con 35 años de edad decide ser valiente y salirse de su casa en México, y llegar sin nada a Durango con la mente fija en traerse a sus 4 hijos.

INICIÓ EN EL MUNDO DE LAS BOTANAS
Al cabo de un tiempo, la Sra. Munguía dejó la costura y la carpintería para dedicarse sólo a la comida, pero no contó con que llegaría la devaluación de 1994, situación que no le permitió sostener el negocio. El destino la llevó a una nueva actividad.

“Seguía haciendo comida pero ahora en un puesto de esos de la Coca, ahí mismo en el mercado. Pasó un tiempo y un amigo me dijo ‘¿por qué no te pones a freír botanas? yo necesito para mi dulcería y aparte puedes vender’. Me lo sugirió y entonces ahí nace la idea de meterme a este negocio”.

VOLVER A COMENZAR DE CERO
La fe, la esperanza y la tenacidad de Isabel le hicieron salir adelante una vez más. Su gran motor fueron sus hijos, uno de ellos ingeniero, otra hija chef (rehabilitada), y sus dos grandes ayudas en el negocio actualmente, Nancy Elizabeth y Carlos Daniel Ponce, con quienes se apoyó para seguir trabajando y hacer una bodega propia.

MUJER DE FE Y CORAJE
Originaria de Veracruz, hija de madre duranguense, Isabel dice ahora sentirse de Durango, pues son ya 30 años que radica en esta ciudad, 21 años en el negocio de las botanas y la lucha continúa.
Actualmente, la señora Munguía, sufre de una enfermedad llamada esclerosis múltiple (escasez de mitocondrias), una enfermedad que le hace perder fuerzas, se pierde el equilibrio y le genera dificultad para caminar, aun así ella dice que ‘las enfermedades hay que rechazarlas de la mente y tener una actitud positiva ante la vida’.

“Soy mujer de mucha fe”. “La actitud es lo que vale más; la actitud y el coraje”.

Comenta con Facebook