MINUTO X MINUTO

Ponte tus moños



Nacieron como un elemento funcional en la ropa, ya que los botones no eran tan frecuentes en la Edad Media, sin embargo, hoy los moños se han convertido en un detalle indispensable para el vestuario de la mujer contemporánea.

“Inicialmente, estas piezas servían para ajustar las mangas, controlar un escote, anudar una capa o como cinturón. Quizás el periodo que los popularizó con más fuerza fue el siglo 18, ya que María Antonieta los usó con gran entusiasmo”, afirma el maestro de moda y diseñador Guillermo León.

Posteriormente, se convirtieron en un símbolo romántico para cualquier diseño, hecho que fue reforzado por creativos como Yves Saint Laurent y Cristóbal Balenciaga, quien los usaba para marcar las siluetas o como punto focal.

“Hay que utilizar el moño en un área del cuerpo que ayude a estilizar la figura”, aconseja Mónica Bravo, experta en imagen.

“Si es en la espalda, mi sugerencia es que sea de acuerdo con la proporción de la persona, pues uno demasiado grande puede aumentar volumen y restar altura. Llevarlos en el escote funciona para las mujeres que no tienen mucho busto”, añade.

En tanto, la consultora Dana Landa comenta que, en caso de apostar por esta tendencia, lo mejor es que el outfit sea de colores lisos, para así evitar la sobrecarga visual y permitir que la pieza luzca al máximo.

También existen moños para quitar y poner con un seguro, lo que brinda versatilidad, ya que se pueden colocar desde en los tirantes de una blusa hasta en el cuello, a manera de choker.

“Otra opción es sobre una camisa al estilo corbata, o bien como pashmina. Si es para un vestido de fiesta, pórtalo en la parte baja del escote trasero o bien sobre la falda, si ésta es larga”, dice la diseñadora Paulina López.