Loading

1910: Madero convoca a la Revolución

ANTECEDENTES.- En 1906, los dirigentes del Partido Liberal Mexicano en el exilio, liderados por Ricardo Flores Magón – aquel “Sol Clavado en la Sombra”, como lo llamó el maestro José Muñoz Cota- publicaron el programa de dicho partido, el cual contenía importantes propuestas reivindicativas para la clase trabajadora. En 1908, Andrés Molina Enríquez publicaba su libro LOS GRANDES PROBLEMAS NACIONALES. Asimismo, en 1908, Francisco I. Madero escribió su libro LA SUCESION PRESIDENCIAL,  en el cual expresa sus convicciones sobre la democracia, como el sistema más legítimo que tienen los ciudadanos para elegir a sus gobernantes; en 1909 fundó el Centro Anti releccionista, del que formó parte José Vasconcelos y quien fue el autor del lema SUFRAGIO EFECTIVO. NO REELECCION; en 1910 Madero lanzó su candidatura presidencial, pero le fue arrebatado su triunfo por el dictador Porfirio Díaz, quien en 1908, hipócritamente había declarado ante el periodista Creelman, que el pueblo de México ya estaba preparado para la democracia. Ante aquel fraude electoral, que por enésima vez hacía el dictador; Francisco I. Madero se fue a San Antonio Texas, donde redactó el PLAN DE SAN LUIS, en el cual convocó al pueblo mexicano a levantarse en armas para el día 20 de noviembre a las 6 de la tarde de ese año de 1910, con el declarado propósito de arrojar del poder al espurio gobierno de Porfirio Díaz. La historia nos dice que fue el 18 de noviembre, en puebla, donde los hermanos Aquiles y Carmen Serdán fueron sacrificados por aquel gobierno criminal. En Durango se pronunciaron por la Revolución: Orestes Pereyra – con quien se incorporó mi tío abuelo José Refugio González Mendoza-, Calixto Contreras y Domingo Arrieta quien tomó la población de Santiago Papasquiaro. En Morelos lideró la lucha Revolucionaria Emiliano Zapata, quien tomó la población de Cuautla. En Chihuahua, el duranguense Francisco Villa tomo la población de San Andrés. Así ocurrieron acciones armadas en casi todos los estados de la Republica. Pero la acción de armas que definió el triunfo de la Revolución Maderista fue la toma de Ciudad Juárez, Chihuahua; Fueron Francisco Villa y Pascual Orozco, quienes desencadenaron el ataque a esta plaza defendida por el ejército porfirista. De acuerdo con el parte de guerra de esa batalla, las tropas revolucionarias ejecutaron acciones tácticas de guerrilla urbana –lo que anuló a la artillería federal-; ante el ímpetu combativo de los revolucionarios maderistas, el comandante de la plaza Gral. Juan N. Navarro se rindió y entregó la plaza a las fuerzas revolucionarias; pero como dice villa en sus Memorias “hizo bien el Gral. Navarro en mandar tocar parlamento, pues nosotros estábamos decididos a tomar la plaza al costo que fuera”. Ante esa acción heroica de los revolucionarios maderistas, el dictador Porfirio Díaz renunció a la presidencia y se autoexilió en Francia, sin haber presentado combate a las tropas revolucionarias. ¿Dónde quedaban las medallas y condecoraciones que lucía en su uniforme militar? pero así son los usurpadores del poder, se sustentan en el valor de otros, porque no tienen fortaleza moral para enfrentar los desafíos del destino. La gesta revolucionaria de 1910 rompió las cadenas esclavistas que pesaban sobre el pueblo mexicano, aunque aún quedan eslabones de los que debemos liberarnos, porque existen muchos rezagos para que la justicia social sea una realidad irreversible.

Finalmente, quiero expresar un reconocimiento a la lealtad de los cadetes del arma de caballería del Heroico Colegio Militar, que el 9 de febrero de 1913, escoltaron desde el castillo de Chapultepec hasta el palacio Nacional, al presidente legítimo de México: Francisco I. Madero. Este hecho histórico ejemplifica el patriotismo y la lealtad a las instituciones de la república, de quienes se han formado en los valores de ese yunque forjador de hombres de guerra que es el Colegio Militar. Conducta del honor militar que contrastó con la actitud cobarde e indigna de aquel grupo de militares porfiristas encabezados por victoriano huerta, que usurparon el poder presidencial y cometieron la canallada de asesinar al presidente Madero y al vicepresidente Pino Suárez;  así mismo, desterraron al Gral. Felipe Ángeles. Por este imborrable crimen la historia los ha condenado hasta la eternidad.

Comenta con Facebook