MINUTO X MINUTO


Por El Comandante

Y volvió a pasar, siiiiii volvió a pasar, po’s resulta que un deportista más pierde la vida en plena actividad, el pasado domingo, el buen compa de Edgar “La Tuta” Irigoyen, jugaba básquet en el auditorio del Colegio de Bachilleres La Forestal, sufrió un infarto agudo al miocardio, o sea que el corazón se le paró en cuestión de segundos, por supuesto que es cuestionable la actitud de las ligas, de cualquier deporte lo-lo se deslindan en las convocatorias simplemente ponen que cualquier cosa que les pase a los jugadores es un riesgo deportivo, que poooca maaaaa…y por qué no preocuparse un poquito por la salud de los muchachos, cuando menos pedir un certificado médico. Un buen deportista no debe tener ninguna bronca con estos documentos. ¡Ah! por cierto hay ligas como la “Candón” Guzmán Dominical que no están afiliadas a ningún lado, además no hay garantía de ningún tipo para los muchachos, es más ni siquiera hay quien pueda dar primeros auxilios en caso de emergencia… ‘ai se los dejo, peeeeero casi, casi creo que a muy pocos les interesará meterse en este asunto, chaaaaale… En otras ondas, apenas inició el operativo de  Semana Santa, ese el que tanto autoridades federales y estatales anunciaron con mucho acá, y qué creee, po’s que ya hay al menos dos muertos en un accidente ocurrido el lunes por la mañana, el percance ocurrió allá por Nombre de Dios, aunque no faltará quién diga que el percance ocurrió por causas ajenas al operativo, el hecho es que hay cuatro difuntos en un accidente carretero, ooo sea que ya no podremos hablar de “saldo blanco”….Jaja, no, po’s ta chido, ‘ire, la señora María Guadalupe Flores Cervantes, de 50 años de edad, quien dijo ser ama de casa, y quien dijo tener su domicilio en la colonia Méndez Arceo, se puso a pistiar en plena calle con José Daniel Salazar Torres, de 28 años de edad, de oficio obrero, ambos sin parar tomaron toda la noche, solo que a eso de las ocho de la mañana ya en estado burro, armaban tremenda escandalera, por lo que sus vecinos llamaron a la policía municipal para que se los llevara a dormir la mona, po’s pa’ empezar todo mundo está de vacaciones, y la mera neta no es justo que un par de borrachines despierte a los vecinos tan temprano y menos de esa manera, po’s por lo pronto, la cincuentona ama de casa y el chaval obrero se corrieron una buena juerga (y sabrá Dios que más habrán hecho), al final los dos terminaron en la chirona… Con eso por ahora, nos leemos mañana si Dios lo permite.