Loading

¿Acortarán los partidos la distancia con el elector?

Observatorio-CiudadanoDe las campañas electorales de los últimos veinte años, las que iniciaron el domingo pasado, están llamadas a ser las que menor interés ciudadano generen. Una paradoja: el 7 de junio se renovarán más de dos mil cargos de elección popular, entre los cuales destacan 500 diputaciones federales y 9 gubernaturas; una renovación masiva de la representación política y, sin embargo, la indiferencia es también masiva, lo cual supondría una contradicción inexplicable. Pero no es así. Hay una explicación: los partidos políticos, fuera de su militancia dura o sus redes clientelares, no le significan mayor cosa a la mayoría de los electores. El abrumador caudal de mensajes retóricos, a través de un bombardeo de spots en radio y televisión, así como la saturación de imágenes con palabras huecas y sonrisas congeladas en espectaculares, autobuses, bardas y cualquier lugar donde sea posible colgar algo, no sólo trivializan la contienda, sino agravian a la sociedad con el gasto desorbitado que implican.
Lo más inaudito es que en una circunstancia tan difícil del país en diferentes frentes, y disponiendo de tal cantidad de tiempos y espacios para divulgar sus propuestas e iniciativas, los partidos y candidatos -salvo contadas excepciones- no sean capaces de transmitir en forma clara y precisa los principales proyectos o compromisos que le darían sentido y sustancia a una agenda legislativa o de gobierno. La consecuencia es previsible: muy probablemente el 7 de junio se registrará el mayor nivel de abstención o de boletas en blanco de las últimas dos décadas; es decir, la expresión más nítida y rotunda de indiferencia y desencanto ciudadanos en nuestra corta experiencia democrática. ¿Es mucho pedir que las dirigencias nacionales de los partidos, en representación de sus miles de candidatos, nos digan cuáles son sus principales objetivos, ejes estratégicos y planteamientos programáticos para encarar la grave situación en materia de seguridad pública, corrupción, pobreza y estancamiento económico, por citar cuatro asignaturas clave para el bienestar de la gente y el desarrollo de México?
Mientras los partidos sigan enfrascados en la mera disputa por el poder, ensimismados en sus intereses de corto plazo e inmersos en esta suerte de autismo político frente a las preocupaciones y demandas de la sociedad, el abismo entre ésta y aquellos se ensanchará de tal manera que será muy difícil reconstruir puentes o encontrar atajos que los conecten y permitan hacer de la representación democrática un ejercicio real y tangible, vivo y dinámico, pero sobre todo bilateral, con rutas de ida y vuelta a través de las cuales la ciudadanía pueda efectivamente otorgar un mandato con conocimiento de causa y, por lo tanto, reconocer o sancionar el cumplimiento o el incumplimiento del mismo.
Con Lupa: ¿Renuncia en puerta? La Secretaría de la Función Pública (SFP), inició un procedimiento administrativo contra David Korenfeld por utilizar con fines privados un helicóptero de la Comisión Nacional del Agua, de la cual es titular, cuenta con cinco días a partir del lunes para ejercer su derecho de audiencia y presentar pruebas claras sobre el uso de la nave. Este trámite permitirá dar marco jurídico a cualquier acción que tome contra él. Con la información disponible hasta este momento, es un delincuente confeso que deberá ser destituido y, quizás, inhabilitado para cumplir una función pública.
Korenfeld violó abiertamente la Ley Federal de Servidores Públicos. Su argumento para usar bienes públicos fue que tenía que atenderse un problema en la rodilla, lo que es absurdo, al no tratarse de una emergencia, ni haber sido producto, como se sabe, de su trabajo. La prensa reportó otra historia. Korenfeld y su familia fueron transportados al Aeropuerto de la Ciudad de México para tomar un vuelo a Vail, un destino turístico en Colorado.
Benítez Treviño fue destituido en mayo de 2013 luego que su hija se comportó con prepotencia en un restaurante porque no le daban una mesa a su gusto. Peña Nieto fue implacable con el procurador. Lo que hizo la hija de Benítez Treviño fue inocuo para lo que han hecho otros colaboradores del presidente.
De acuerdo con la SFP, el uso de bienes públicos para fines privados está prohibido. El artículo 47 en su fracción I establece que los funcionarios deben “abstenerse de cualquier acto u omisión que cause la suspensión o deficiencia de dicho servicio o implique abuso o ejercicio indebido de un empleo, cargo o comisión”. Y, la fracción II del mismo artículo establece el deber de cumplir las leyes y normas que determinen el manejo de recursos económicos, lo cual no hizo.
Comentarios: observatoriociudadanodgo@gmail.com
Twitter: jparreolatorres
Blog: Juan Pablo Arreola Torres
Facebook: Juan Pablo Arreola Torres

Comenta con Facebook