¿Cómo actuar ante Trump?


Seguramente es la pregunta que buena parte de México se está haciendo, incluido el gobierno federal y los gobiernos locales de los Estados de la frontera, quienes ya mostraron su preocupación respecto a las posibles deportaciones masivas que pudieran representar retos importantes para ellos. Gobernadores de Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila y Nuevo León sostuvieron un encuentro en Nuevo Laredo para plantear medidas ante la política migratoria que Trump ha advertido. Si bien la frontera podría ser la primera zona afectada, el asunto de la renegociación del TLCAN pone a todo el país en una situación compleja más no necesariamente catastrófica. ¿Qué hacer?
En primer lugar, bajo ninguna circunstancia caer en una actitud de genuflexión. No es necesario ni deseable que el gobierno mexicano asuma una postura de confrontación, pero también incensario, y sobre todo indigno, sería que se asuma una postura sumisa.
En segundo lugar, ante la renegociación son necesarios los expertos y no los políticos. En tanto se entienda que en este tema no hay cabida para que figure ningún partido ni ninguna persona es seguro que México encontrará un grupo de expertos, altamente calificados, que puedan sobrellevar la renegociación e incluso obtener resultados positivos para el país.
En tercer lugar, negarle cualquier espacio a la corrupción y a los intereses de las minorías durante la renegociación.
En cuarto lugar, respecto a la política migratoria que posiblemente deporte a cientos, México tiene que estar preparado desde ya. En temas como salud, vivienda, seguridad y fuentes de empleo el Estado debe tomar las medidas necesarias para que esto no se convierta en un desastre sino en un elemento positivo para el desarrollo económico del país. Sin duda, el principal reto será la generación de empleos que de por sí ya es un grave problema.
Finalmente, ante tanta incertidumbre y preocupación, las líneas anteriores pueden sonar excesivamente positivas; sin embargo, es precisamente por el exceso de preocupación que embarga en este momento a los mexicanos que se hace necesario pensar que no todo es un futuro catastrófico, sino que hay oportunidades, hay posibilidades, hay formas de superar los retos que se avecinan.