Loading

El adiós de Erasmo Návar a la rectoría

Erasmo Návar García se llevó a directores de institutos, unidades académicas y de la administración central universitaria a un retiro espiritual a un centro de vacacional de la sierra duranguense, en donde los asistentes se quedaron perplejos pues el viaje fue a guisa de despedida, ya que el rector de la Universidad Juárez con la voz temblorosa y los ojos vidriosos, les anunció que había llegado el momento de pensar en la despedida, de no aferrarse más a permanecer a la silla rectorial y que todo indicaba que en septiembre se estaría retirando del cargo, por lo que sin empachos ni reparos externó a los asistentes que quienes tuvieran el deseo de empezar a construir sus respectivos proyectos sucesorios los realizaran sin miramientos, toda vez que vaticinaba una elección abierta, sin las pantomimas en el Consejo Universitario impuestas durante el herreracalderato.
No hacía falta que Erasmo diera la voz de salida, porque ya hay muchos aspirantes que traen sus respectivas estrategias, ¿Quiénes son? Veamos la siguiente enumeración, segmentada entre directores y catedráticos:

DIRECTORES
Jorge Cisneros. El director de la Facultad de Medicina y Nutrición ya tiene más de un año moviéndose para postularse a la rectoría, es el aspirante más visible pues ha sostenido encuentros frecuentes con directores y grupos de las unidades académicas; de manera permanente hace viajes a La Laguna para cubrir todos los frentes universitarios.
Alfredo Gallegos. Director de la antigua Escuela de Matemáticas, su bandera ha sido señalar la comisión de actos de corrupción de Návar García y su séquito; su lema es “Unidad y Transparencia”, le ha afectado su explosivo y chispeante carácter así como hacer bloque con los autonomistas.
Melchor Velásquez. El director de la FECA se mantenía agazapado y de repente le surgieron aspiraciones a la rectoría, piensa que su amistad con Ricardo Pacheco le podría servir de puente con el gobernador para ser tomado en cuenta.
Jesús Reyes Santaella. Director de la FADERYCIPOL, su postura ha sido institucional pero no por ello deja de suspirar por la rectoría y ahora tiene la cercanía del actual presidente del Tribuna Superior de Justicia, quien fuera su subordinado antes de que éste relevara a Apolonio Betancourt Ruiz y además, es operador cercano al gobernador del estado en temas universitarios.
Óscar Reyes Escalera. Ubicado como el delfín de Erasmo Návar, el director de la Facultad de Odontología, goza del compadrazgo del rector, lo cual no será tan buena carta credencial así como el antecedente de su suspensión como docente durante el rectorado de Rubén Calderón por haber cometido actos deshonestos en dicha institución.

CATEDRÁTICOS

Miguel Ángel Rodríguez Vázquez. Profesor-investigador jurídico, hijo del primer rector de la UJED, no ha externado su aspiración pero es buscado por diferentes bloques de maestros que pretenden animarlo para que repita la proeza de don Ángel Rodríguez Solórzano por su perfil netamente académico y no grillo.
Rubén Solís Ríos. Ex director de la FECA, cercano a Rubén Calderón Luján, a quien se mantuvo incondicional luego de haber sido derrocado por el Golpe de Estado en el sexenio pasado y la amistad de éste con Aispuro le podría ser redituable, amén de que goza de la estructura del STAUJED; ha sobresalido por encima de otros aspirantes como son Alfredo Gallegos y Ernesto Aguilar García, asesor externo del alcalde capitalino.
Ignacio Gómez Romero. Ex director de Administración de la UJED durante el periodo de Luis Tomás Castro Hidalgo, desde cuya posición hizo amarres con grupos al interior de casa de estudios; hay quienes aseguran que logró sumar a su proyecto a Enrique Leal Maturino pero lo denostan por su cercanía a El Yunque.
Enrique García Carranza. El nombre del ex director de la Facultad de Derecho ha sido escuchado en El Bicentenario y por ende se ha filtrado como una posibilidad para competir por la rectoría.
Manuel Gutiérrez Corral. Ex funcionario universitario y ex director de la Comercial Práctica, pastorea grupos de docentes de los bachilleratos de la UJED, lo cual lo mantiene en la pelea por gozar de un capital político considerable; su rivalidad con Erasmo Návar lo fortaleció en lugar de perjudicarlo.
Si en verdad es tan cierto como lo es que habrá una elección abierta, nos espera un escenario parecido al de 1986 que al pulular candidatos a la rectoría trajo la descomposición política por la falta de acuerdos y el anquilosamiento de los grupos que desde ese entonces usufructúan el patrimonio universitario, lo que nos lleva a pensar que el cambio de rector no es la panacea para que la UJED sea la universidad de avanzada de cara al tercer milenio, por lo que se corre el riesgo de que todo sea un mero gatopardismo.

Comenta con Facebook

One comment

Comments are closed.