Loading

Aispuro: primero es el presupuesto para Durango, luego la foto con Anaya

Una de las notas que ha venido circulando profusamente, de celular en celular, entre la clase política panista es la que se publicó el pasado lunes en el portal http://www.lapoliticaonline.com.mx/nota/107107-cabeza-de-vaca-junto-a-gobernadores-del-pan-en-su-rancho-el-rincon-para-avalar-a-meade/
Que entre otras cosas sostiene:
“La foto de ayer fue elocuente, pero no convence a todo el mundo. Los gobernadores panistas estuvieron de forma contundente -salvo el poblano Antonio Gali- en el acto de destape de Ricardo Anaya. ¿Significa eso que apoyarán sin matices su candidatura presidencial? Es una incógnita que intentó sepultar a fuerza de elogios el ex dirigente nacional blanquiazul, quien agradeció y catalogó a cada uno de ellos como “amigos”.
“Pero las señales no son tan claras. Por poner un caso, el tamaulipeco Francisco Cabeza de Vaca organizó la semana pasada una cumbre en su rancho El Rincón -valuado según sus opositores en 80 millones de pesos-, en la cual reunió a los gobernadores Carlos Mendoza Davis (Baja California Sur), Francisco Domínguez (Querétaro), José Rosas Aispuro (Durango) y Martín Orozco (Aguascalientes).
“En esa comida aparecieron también los senadores calderonistas Roberto Gil Zuarth y Javier Lozano. Y la figura protagónica fue Ernesto Cordero, compadre de José Antonio Meade.
“Según pudo saber LPO, el senador aprovechó la reunión para describir las principales cualidades de su compañero de universidad y pedir el mayor respaldo posible, ya que lo reconoce como la “mejor opción para el futuro del país”. Las postales de esa cumbre dan cuenta de hasta qué punto el albiazul está dividido por la nominación de Meade.
“Durante hoy lunes, los operadores de Anaya Cortés intentaban instalar donde sea posible que todos los gobernadores se habían sacado la foto con el queretano en su destape como precandidato. En la foto sólo faltó Tony Gali, pero la reunión en Tamaulipas evidencia que casi la mitad de los gobernadores dudan al respaldar a Anaya.
“En la reunión en Tamaulipas hubo quien mencionó las encuestas que atribuyen el segundo lugar al ex líder nacional del PAN, pero Cordero Arroyo se apresuró a revelar que la casa encuestadora en cuestión (Buendía y Laredo) ya está contratada por el CEN panista, algo que esta firma no dice cuando publica sus sondeos en medios como El Universal.
“Cabeza de Vaca además no tuvo empacho en afirmar que en breve llegarán nuevas revelaciones sobre el patrimonio del queretano y que serán filtradas a los medios desde la Secretaría de Gobernación. Un ejemplo de discreción.
“Este cúmulo de gobernadores parecen estar dispuestos a esperar un panorama más claro para definir cómo jugarán en las elecciones. Si acaso Anaya logra una diferencia considerable con Meade, o bien el ex titular de Hacienda consigue polarizar la elección con Andrés Manuel López Obrador”.
Hasta aquí la información comentada en este portal de noticias que circula permanentemente entre los políticos del centro del país y que fue enviada a la militancia panista de Durango, por un muy interesado en dividir también a los blanquiazules duranguenses.
Pero ¿Cuál es la verdadera jugada del gobernador José Aispuro Torres en esta etapa de la contienda presidencial? Pues, para decir verdad, sólo el mismo mandatario estatal lo sabe.
Pero quienes seguimos el acontecer diario de la política, podemos deducir que el Ejecutivo del estado está jugando el juego que hoy le corresponde desempeñar: ser gobernador de los duranguenses.
Y es que están en juego los más de 33 mil millones de pesos que fueron conseguidos por las diferentes corrientes políticas representadas en el Congreso Federal y el mismo mandatario estatal.
Aispuro tiene claro que en estos momentos su responsabilidad es el responder a las exigencias ciudadanas y no a los intereses partidistas, y si el asistir a este tipo de reuniones en donde se envían mensajes al aún dueño de la Secretaría de Hacienda (José Antonio Meade), le mantiene intacta la posibilidad de que el presupuesto gestionado sea respetado por la gente de Hacienda que tiene el precandidato priista, pues hay que ir a esas reuniones, lo demás se definirá el primer domingo de julio.
Lo primero, es el presupuesto de Durango, luego el apapacho a Ricardo Anaya.

Comenta con Facebook