MINUTO X MINUTO

Más allá de las bonitas declaraciones


Al termino del Sexto Informe del gobernador de Coahuila Rubén Moreira, el dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, dijo a los medios de comunicación que lo entrevistaron que el enemigo a vencer es Andrés Manuel López Obrador, ya que el Frente Ciudadano, conformado por el Partido Acción Nacional (PAN) el Partido de la Revolución democrática (PRD) con la posible integración de intelectuales críticos como Denise Dresser, entre otros, se está desmoronando, aseguró.
Los priistas estamos concentrados en la formulación de una propuesta -al país- propositiva, constructiva, crítica, autocrítica. El dirigente nacional de los priistas hizo esta declaración al final del último informe del profesor Rubén Moreira, quien junto con su hermano Humberto, exgobernador que lo antecedió, son señalados por delitos muy graves de violación a los derechos humanos, genocidio, alianza con los delincuentes, el grupo delictivo más violento y sanguinario en nuestro país.
Actualmente ambos personajes se enfrentan a un estudio realizado en la Universidad de Texas que los coloca en la picota, con señalamientos muy concretos. Humberto Moreira por supuesto ante los medios se defendió, repitió lo que anteriormente ha dicho, que es inocente, que está dispuesto a que se le investigue por las autoridades mexicanas u organismos internacionales, que muchos de los señalamientos no son de su administración, termina por victimizarse.
Su palabra es desmentida por los investigadores de la Universidad de Texas, pero lo más contundente, es desmentido por los mismos ciudadanos del estado de Coahuila que han vivido bajo el temor y la amenaza de los delincuentes. El señalamiento ciudadano es contundente, pero también lacerante, señalamientos que encierran una sospecha para unos, verdad para ellos de la alianza estado con la delincuencia organizada.
Enrique Ochoa no abordó el tema, ni creemos que los medios de comunicación se lo hayan planteado, unos por seguridad personal, otros por su funcionalidad con el gobierno.
Nos han acostumbrado a las declaraciones con frases generales que no dicen nada. Según Ochoa Reza se está conformando una propuesta, falta saber los contenidos. Qué ofrecerá el PRI para combatir la corrupción, para en primera instancia señalar a los corruptos, luego, para hacer las denuncias respectivas.
Qué ofrecerá el PRI en su propuesta para abatir la impunidad, más allá de la detención de tres gobernadores que no le alcanza para ser convincente. Quizá el encarcelamiento de los exgobernadores termine después de las elecciones. Lo que puede suceder es que los pillos alcancen libertad, no porque sean inocentes, sino porque hubo violaciones al debido proceso.
Este cuento los ciudadanos los sabemos desde hace mucho tiempo. Este recurso leguleyo no solo se aplica a los pillos y bribones del PRI, sino de otros partidos, ahí está Guillermo Padrés, exgobernador de Sonora del PAN, que en pocos días podría alcanzar libertad con el beneplácito de los panistas que luchan duro “contra la injusticia”, ups.
La propuesta contra la impunidad y la corrupción del PRI -si la hay- tendrá que ser muy creíble para que sea convincente.
Crítica y autocrítica son dos elementos que asegura el líder nacional del PRI se harán en campaña, veremos si abordará la designación de funcionarios a modo del gobernante, si abordará las elecciones del Estado de México, la desaparición de los normalistas o el acribillamiento de personas en Tlatlaya, o los miles de muertos y desaparecidos en esta administración, cuando menos.
El PRI, dijo, hará propuestas constructivas, ojalá parta de los cimientos para reconstruir este país, para ello tiene que plantear el derrumbe de los cimientos que sostienen este modelo en crisis, de lo contrario, será muy endeble su propuesta.
Como no dijo nada de esto Ochoa Reza, nosotros aquí formulamos estas preguntas surgidas de su misma declaración, esperamos que algún priista conteste. O no.