Loading

AMLO-MEC: falseando la historia

ConfidencialLIC. ARISTÓTELES NÚÑEZ S.
JEFE DEL SAT:

+La falsedad tiene alas y vuela; la verdad la sigue arrastrándose
Miguel de Cervantes Saavedra
Quizá nunca como en el año 2006 se han dicho tantas mentiras en torno a la economía de esta capital. Realizaron esta hazaña dos candidatos que intentaron mantener el control de la ciudad y conquistar el del país. El primero lo logró; el segundo fracasó, pero muchas de sus mentiras permanecen.
Le hablo de Andrés Manuel López Obrador y de Marcelo Ebrard Casaubon y limito el tema al estudio de Ricardo Schlebach y Jorge González Pérez, aquí revelado parcialmente en junio del 2006 sobre el manejo fraudulento de las finanzas capitalinas entre los años 2000 y 2004, que los dos personajes negaron y enterraron con toda la carga de corrupción e impunidad que implican. Le transcribo hoy cinco de los 11 puntos en que Schlebach y González sintetizaron el enorme legajo, y mañana le entrego el resto:
“1.- Las cuentas públicas 2000-2004 no registran los recursos no ejercidos por el gobierno central y las delegaciones, que se devuelven a la Tesorería, pero ésta no presenta su importe en las iniciativas de Ley de Ingresos del siguiente año fiscal. Existió, pues, una caja chica para financiar proyectos.., o campañas políticas.
“2.- En 2003 se pagaron más de 700 millones de pesos por intereses en la Bolsa Mexicana de Valores, por haber colocado bonos de deuda por 2,500 millones. En 2004 se pagaron más de 3,000 millones, el 15% de los ingresos recibidos en participaciones federales, por haber colocado bonos por 1,500 millones; o sea, pagaron más intereses que el valor de los bonos colocados.
“3.- La inversión en obra pública cayó a menos 7.4% en 2003 y a menos 16.3% en 2004. En cambio, la inversión financiera creció de poco más de mil millones en el año 2000 a 4,600 en 2002 y a 3,500 en 2004, pero las cuentas públicas no dicen en qué se invirtieron.
“4.- Marcelo Ebrard dice que no hay déficit financiero, pero en 2003 fue de menos 51.2% y en 2004 de menos 74.7% en términos reales, y si agregamos el endeudamiento neto de la capital, se obtiene un superávit presupuestal mayor 46% en 2003 que disminuyó a 44.8% para el 2004, medidos en términos reales por la gran colocación de los bonos de deuda en la BMV; o sea, que las generaciones futuras pagarán las obras fastuosas y poco funcionales del gobierno obradorista.
“5.- El gasto en Servicios Personales sí creció en el lapso 2000-2004, en 17.5%, pero debieron ser los sueldos y salarios de los altos funcionarios, porque los de los empleados sindicalizados no aumentaron en tal proporción…”
Esto es, licenciado Núñez Sánchez, apenas un trozo del estudio de 21 hojas que analizó el promontorio de documentos sobre las finanzas capitalinas durante los primeros cuatro años del gobierno de López Obrador, que Ebrard mantuvo en la oscuridad. Ambos se han exhibido como seres limpios y puros de conciencia y de riqueza. Si desea usted el estudio completo, con gusto le entrego una copia que prueba lo contrario…
CONTINÚA.
lmendivil@delfos.com.mx, m760531@hotmail.com

Comenta con Facebook