Loading

AMLO y el muro inútil

Jorge Fernández Menéndez

Espero que se mantenga buena relación con el gobierno de Estados Unidos”, dijo Andrés Manuel López Obrador en Hermosillo, Sonora. “Vamos a convencerlos de que el problema migratorio no se resuelve construyendo muros o con el uso de la fuerza”, contestó a las preguntas, reiteradas, sobre qué haría ante el muro que este fin de semana comenzó a tomar forma en la frontera de El Paso con Ciudad Juárez, en Texas (aunque en realidad no se trata allí de un muro, sino de una simple alambrada).

Insistió en que no va a enfrentarse con Trump por ese tema. “Vamos a convencerlos de que el problema migratorio no se resuelve construyendo muros o con el uso de la fuerza”, afirmó el Presidente electo. Y tiene toda la razón, como la tenía el gobierno todavía en funciones cuando sostenía lo mismo sobre el mismo tema y personaje. La diferencia son las perspectivas de futuro y la legitimidad que da un voto muy amplio acompañado de una mayoría legislativa propia.

En realidad, lo que está planteando López Obrador sobre la migración y la frontera es lo que han querido hacer, sin éxito, en los dos últimos sexenios y, sobre todo, en los dos últimos años con Trump: Mover la estrategia de control de la frontera norte a la sur, frenar el flujo de migrantes, sobre todo centroamericanos, antes de que comiencen su travesía por México y lleguen a la frontera. Ese camino que siguen miles de hombres, mujeres y, en muchas ocasiones, niños sin acompañante es peligroso, dispara la inseguridad y la violencia y termina siendo el corazón del conflicto migratorio con EU.

Tiene razón López Obrador, aunque sea políticamente incorrecto decirlo: El muro no es el problema, si el gobierno de Trump quiere gastar miles de millones de dólares construyendo un muro es su problema, aunque sea un grave error político y diplomático. Pelear por el muro (un tema que en realidad se debe pelear, como está ocurriendo, dentro de la agenda interna de la Unión Americana) resulta inútil sin una estrategia clara de este lado de la frontera.

Según lo que ha trascendido, el próximo canciller, Marcelo Ebrard, está trabajando una estrategia con las naciones centroamericanas para atender el flujo migratorio proveniente de esos países y tratar de regularizarlo, pero para eso se requiere, simultáneamente, de un programa de desarrollo y estabilización en toda esa región azotada por la pobreza, la violencia, el narcotráfico y también los malos gobiernos. México poco puede hacer respecto a estos últimos, pero sí puede ayudar y mucho en los demás capítulos.

Y para poder comenzar a influir en esa región del mundo, se debe empezar por casa. Es la base de la estrategia regional que se quiere implementar en Chiapas y en Oaxaca, a partir de Zonas Económicas Especiales y de la construcción del Corredor Transístmico entre Salina Cruz y Coatzacoalcos, que se constituiría, además, en una suerte de frontera física en el sur del país.

El secreto de todo ello pasa por generar un verdadero desarrollo en esa zona del país que es, además, la principal expulsora de mano de obra hacia la Unión Americana. Se necesitan planes muy concretos, recursos, infraestructura (en forma prioritaria la llegada de los gasoductos, porque sin gas no se puede instalar en la zona ninguna gran empresa) y también, gobiernos locales eficientes junto con una administración federal realmente enfocada en esa estrategia.

Cuando los sismos en septiembre del año pasado, decíamos aquí, e insistíamos la semana pasada, en que se debía en Oaxaca, Chiapas y Guerrero no sólo reconstruir, sino además implementar un suerte de Plan Marshall, de desarrollo regional, mucho más ambicioso que lo que se hizo. Esa oportunidad se perdió, pero está nuevamente presente con la próxima administración. Ni siquiera se tienen que hacer nuevos estudios porque los planes y programas ya existen, en ocasiones desde hace años, pero no se han implementado por diversas razones, sobre todo, por falta de voluntad o de fuerza política y legislativa. Ahora, López Obrador tiene fuerza política y su propio congreso. Ahí está el secreto para ignorar y hacer cada día más inútil el muro de Trump.

Comenta con Facebook