Loading

Aristegui; ¡se los dije!

Itinerario PolíticoEn dos momentos —cuando inventó un reportaje para destruir a Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre y cuando fue echada de MVS—, aquí mostramos con pelos y señales que Carmen Aristegui no solo mentía sino que trataba de engañar a la opinión pública.
Sin embargo, para sus feligreses y amigos no bastaron las pruebas y tampoco el sentido común. La respuesta fue al insulto vulgar y soez por sobre las ideas. Poner en duda inventos y mentiras de la conductora era —para esa claque—, el peor pecado del “México bueno”.
Al final, la justicia mostró que era una farsa el supuesto “reportaje” de Aristegui sobre el líder del PRI-DF y también confirmó que la conductora se valió del vulgar conflicto de interés —el mismo que cuestionó en la llamada Casa Blanca—, para ocultar que fue echada de MVS por engañar y abusar de la empresa.
Lo curioso es que una vez que el tiempo y la justicia colocaron en su lugar a Aristegui, guardaron un silencio vergonzante fanáticos que insultaron, difamaron y calumniaron a todos los que se atrevieron a disentir del engaño y la mentira de la conductora. ¿Dónde están aquellos cuyo único argumento fue el insulto y la difamación?
El 14 de abril de 2014 —cuando por primera hablamos del tema—, aquí dijimos que nos negábamos “a comprar la carne podrida” del supuesto reportaje que carecía de los básicos del rigor periodístico.
Explicamos que era probable que Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre “no sólo sea traficante de servicios sexuales sino un criminal consumado —si vemos como mandó golpear a la ex priísta Rosario Guerra—, y hasta responsable de enriquecimiento ilícito”. Incluso que pudiera ser “más peligroso que El Chapo”.
Sin embargo —y a pesar de la tumultuaria discriminación por su imagen corporal—, también dijimos que “El ‘Príncipe de la basura’ es inocente y merece el respeto como cualquier otro ciudadano, hasta en tanto no sea declarado culpable por un juez”.
Y De la Torre nunca fue declarado culpable porque resultó falsa la acusación de que financiaba una supuesta red de trata de mujeres que operaba en el PRI. ¿Y quién va a resarcir el daño causado a la imagen y la persona del ex líder del PRI? Ni una sola disculpa por la difamación, la calumnia y la destrucción de su imagen. El estilo Aristegui.
El 12 de marzo de 2015, en la página La Otra Opinión adelantamos que eran muchos los indicios de que “la señora Carmen Aristegui —conductora estelar de MVS—, se despida en las próximas horas de su informativo matutino”. ¿La razón? Que de manera ilegal usó la marca MVS para lanzar el portal “Méxicoleaks”.
Horas después se confirmó la salida de la conductora y el escándalo creció cuando Aristegui buscó un amparo con el sambenito de que MVS era parte de las instituciones del Estado y que con su despido se coartaba la libertad de expresión de ella y su audiencia.
El 15 de abril documentamos que Aristegui incurrió en conflicto de interés al buscar un amparo contra el despido de MVS, ya que el juez Fernando Silva Meza y sus abogados eran parte de un grupo de amigos que elaboraron la nueva Ley de Amparo. Además, Silva García fue promovido como juez cuando su padre —Juan Silva Meza, que también participó en la elaboración de la Ley de Amparo—, era presidente de la Corte. El juez Silva actuó con dolo a favor de la conductora.
Al final, el voto unánime de un colegiado rechazó el amparo de Aristegui por “notoriamente improcedente”.
Es decir, exhibió trampas y engaños de Aristegui y sus abogados. ¿Y los insultos y ofensas? Al tiempo.
www.ricardoaleman.com.mx
twitter: @ricardoalemanmx

Comenta con Facebook